La Golilla


          Durante el Renacimiento se popularizó entre las clases pudientes el uso de cuellos de encaje.  Esta moda surgió en Italia, más concretamente en la Corte de los Medicis, y de ahí pasó al resto de Europa. A principios del siglo XVII el tamaño y la forma de los cuellos se exageraron de tal manera que en ocasiones llegaron a medir medio palmo.

Diego Velázquez. Felipe IV. 1624. Metropolitan Museum. Nueva York.
Diego Velázquez. Felipe IV. 1624. Metropolitan Museum. Nueva York.

Damas y caballeros de la alta nobleza  lucían magníficas gorgueras (en España también se llamaban “lechugillas” porque su forma se asemejaba a las hojas de la lechuga), cuyo precio era muy elevado pudiendo  alcanzar un solo cuello la cifra 200 reales. El encaje se importaba de Flandes, lo que resultaba muy perjudicial para las arcas españolas, ya que aunque parezca mentira, un gran capital escapaba fuera  de nuestras fronteras.

Grabado anónimo.  Juan Carreño de Miranda. Biblioteca Nacional. Madrid.
Grabado anónimo. Juan Carreño de Miranda. Biblioteca Nacional. Madrid.

          Felipe IV, que era muy sencillo en su atavío,  decidió poner fin a tales dispendios y con el fin de proteger la economía nacional dictó una pragmática en 1623 por la cual el uso de cuellos de encaje quedaba abolido. Como había que buscar una alternativa se escogió la valona: sencilla, plana y que dejaba el cuello al descubierto.

Anónimo madrileño. Retrato de Carlos II niño. 1665. Museo del Prado. Madrid.
Anónimo madrileño. Retrato de Carlos II niño. 1665. Museo del Prado. Madrid.

          Pero en muchas en ocasiones las modas se crean y destruyen por los motivos más inesperados, la valona tuvo poco tiempo de validez ya que el rey padeció una afección de garganta y no le gustó   llevar el cuello al aire, por lo que unos meses más tarde comenzó a usar un nuevo tipo llamado golilla, que había sido  creado por un sastre madrileño ese mismo año.

          La golilla  estaba formada por un cartón  de tela almidonada que se  sostenía por medio de un alambre y su forma se asemejaba a un plato.  Se colocaba alrededor de la garganta por lo que debía resultar muy incómoda, además  de hacer la figura muy envarada. Juan de Zabaleta, un escritor de la época nos dice literalmente:” es como meter la cabeza en un cepo, tormento inexcusable en España. Esta es la nación, entre cuantas la razón cultiva, que menos cuida de sus comodidades”.  Por su bajo costo, la golilla se extendió rápidamente a todas las clases sociales.

Claudio Coello. Autorretrato 1680. Museo del Hermitage. San Petesburgo. Rusia.
Claudio Coello. Autorretrato 1680. Museo del Hermitage. San Petesburgo. Rusia.

          Tal y como podemos ver en los retratos de Velázquez, el rey la lució toda su vida, obligando a su uso en su presencia, ya que no recibía en audiencia sino se llevaba la golilla puesta. Felipe IV  adoptó el “total look” negro, es decir, vestía exclusivamente  ese color incluyendo sombrero y calzado. El negro era considerado en España como  sinónimo de elegancia. Durante el reinado de Felipe II los tintes para la ropa mejoraron considerablemente su calidad,  debido a las nuevas materias que llegaron del Nuevo Mundo por lo que se pudo conseguir el tan apreciado color “ala de cuervo”.

          La golilla pervivió hasta principios del siglo XVIII. En 1701 Felipe V (nuestro primer rey de la dinastía de los Borbones) llegó a España, tan solo tenía 17 años y no conocía nuestro idioma. Su máximo empeño era no desairar a sus súbditos por lo que adoptó la moda española aunque su “buena voluntad” en este sentido solo le duró unos pocos años, ya que encontraba la golilla tan incómoda que la abandonó por  la corbata francesa y paulatinamente hicieron lo mismo  todos los españoles.

9 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Muy interesante tu artículo, no tenia ni idea que los cuellos que vemos en tantas damas y caballeros en retratos se llamaran “lechuguillas”, siempre pensé que eran las “puñetas “, pero mira siempre se aprende algo nuevo.
    Con respecto a la “golilla” debía ser tremendamente incomoda, el ” Rey pasmado” ( cito el nombre de la película magistralmente interpretada por el actor Gabino Diego ), la puso de moda, debía ser más que un cuello una tortura.
    Como siempre Francia imponiendo moda, y que mejor que con la llegada de los Borbones, no me imagino a Felipe V con una golilla, el pobre la tendría que llevar un tiempo, a fin de cuentas luchó por el trono español contra la dinastía de los Habsburgo.
    Muy bueno el contenido, me encanta saber como se llamaba y el por qué cada pieza de la indumentaria de nuestros antepasados. Enhorabuena Bárbara, bss.

    1. B R dice:

      Muchas gracias por tu comentario.
      Las puñetas eran los puños de encaje que asomaban por la chaqueta. La verdad es que parece mentira que los hombres españoles se pasaran mas de ochenta años con semejante artefacto en la garganta. Algunos escritos cuentan que daban la sensación de decapitados. Se ideó ese tipo de cuello para no gastar tanto en encajes aunque probablemente sirvió de poco.
      Un abrazo.

  2. Muy interesante Barbara. Voy a leer las demás entradas ahora mismo.
    Que bien te sienta “la golilla” esa que te has puesto en la fotografía eh!!!

  3. B R dice:

    Me alegra que te parezca entretenido, voy a ir contando cosas singulares que no son muy conocidas. Hay muchos temas apasionantes por sacar a la luz.
    Un abrazo.

  4. Pues adelante con tus singularidades, estamos deseando aprender.

  5. Luis dice:

    Menos que mal que vinieron los franceses con la corbata!!! Y que mi mujer nos lo recuerda…..

  6. Armando dice:

    Hola podrías decirme en qué obra de Juan de Zabaleta se asienta el comentario que citas?

  7. Bárbara dice:

    Aparece en el capítulo dedicado al galán en su obra “El día de fiesta por la mañana”. Te adjunto post que escribí dedicado al tema en cuestión: https://barbararosillo.wordpress.com/2014/02/25/el-galan/
    Un saludo.

    1. Armando dice:

      Bárbara, Muchas gracias, he visto ya tu entrada sobre el galán y gracias a ti he podido encontrar ya el libro de Zabaleta. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s