Una anéctdota en Versalles.


           Durante el siglo XVIII Francia era el país mas poblado de Europa. En el inmenso palacio de Versalles residía  la familia real y su corte formada  por decenas de damas y caballeros de las más ilustres y antiguas familias  que ocupaban distintos apartamentos dentro del complejo. Se dice que unas 10.000 personas  visitaban el palacio cada día. La residencia real no era un sitio cerrado al público en general, (como los son hoy en día las residencias de los monarcas), sino que cualquiera podía acceder  siguiendo unas sencillas normas, como ir vestido correctamente y en caso de ser hombre portar una espada sobre la cadera.  La vida en Versalles era un hervidero de cotilleos e intrigas de todo tipo, lo referente a la vida de los reyes y su familia era público y notorio. La anécdota que os traigo hoy tuvo lugar el 1 de enero de 1772 y estuvo protagonizada  por la delfina María Antonieta y la favorita del rey Luis XV madame du Barry.

Franz Xaver Wagenschön. Maria Antonieta tocando el clavicordio.1769-70. Kunsthistorisches Museum. Viena.
Franz Xaver Wagenschön. Maria Antonieta tocando el clavicordio.1769-70. Kunsthistorisches Museum. Viena.

          La archiduquesa María Antonia de Habsburgo-Lorena era  hija de María Teresa, emperatriz de Austria (la numero quince de los diez y seis hijos que tuvo). En su casa  le llamaban simplemente Antonia, ya que a todas las archiduquesas se les bautizaba con el nombre de María delante, pero al llegar a Francia comenzaron a llamarle María Antonieta. El matrimonio entre la archiduquesa y el futuro Luis XVI se celebró en 1770, el objetivo de sus familias era fortalecer la alianza franco-austriaca. Ella solo tenía 14 años y su marido  no llegaba a los 17 años. La princesa era una niña,  alegre, espontánea e ingenua que  provenía de la corte vienesa mucho menos rígida y estricta que la francesa. Su marido  Luis Augusto era el nieto mayor de Luis XV y por lo tanto el delfín de Francia, ya que era  el heredero al trono. Luis era huérfano, muy tímido y retraído, aunque  tenía una mejor preparación intelectual que su esposa. Sentía  pasión por  la caza y le gustaba trabajar con las manos, fabricaba llaves y desarmaba cerrraduras, todo bajo la tutela de un cerrajero profesional. Al principio el príncipe  no mostró interés alguno por su esposa, por lo que el matrimonio tardó años en consumarse con la consiguiente impaciencia y desasosiego  no solo de María Antonieta sino del rey de Francia y la emperatriz de Austria que veían que no llegaba el deseado heredero, aparte de ser la comidilla general de la corte.

Madame du Barry
Madame du Barry

          La otra protagonista de nuestra historia es Madame du Barry.   Fue la última favorita de Luis  XV, su relación duró varios años hasta la muerte del rey en 1774. Su origen era muy modesto, era hija natural y se había dedicado a la prostitución. Esta “profesional” procedía de la cloaca pero al convertirse en la favorita  gozaba de una enorme influencia, no solo atesorando todo tipo de riquezas como joyas y propiedades, sino poder político. Las hijas del rey la odiaban ya que entre otras cosa obligó a una de ellas, madame Adelaida, a cederle sus habitaciones para poder estar más cerca de su real amante.  Para muchos cortesanos que una mujer de tan dudoso origen tuviera tanta ascendencia sobre el monarca resultaba indignante y escandaloso, entre las personas que la detestaban  se encontraba  la delfina.

          Cuando María Antonieta se convirtió princesa de Francia madame du Barry ya era la favorita oficial de Luis XV.  La austriaca quedó desagradablemente sorprendida de cómo funcionaban las cosas en Versalles ya  en  la Corte de Viena no se daban este tipo de situaciones. Le pareció algo indigno y decidió despreciar a madame du Barry, pero esta decisión no era fácil ya que el rey se sentía molesto de que su bella  amante fuera ignorada. Peligrando la alianza franco-austriaca la cosa llegó a tal punto que tuvo que intervenir la emperatriz María Teresa exhortando a su hija para que hablara a la favorita. María Antonieta que deseaba siempre contentar a su madre la obedeció.  Al encontrarse con madame du Barry rodeada de sus damas dejó caer una frase: “Hay mucha gente en Versallles hoy”, así se templaron los ánimos, aunque lógicamente no a gusto de todos. Mas tarde la princesa  le dijo a su consejero: “Le he dirigido la palabra una vez, pero estoy decidida a dejar ahí las cosas. Esa mujer no volverá a oír el sonido de mi voz”.

          Al fallecer Luis XV en 1774, Luis Augusto (al que llamaron “el deseado”) y María Antonieta se convirtieron en reyes de Francia. Madame du Barry fue invitada a abandonar Versalles y enviada a una abadía. Por desgracia el destino volvió a unir a estas dos enemigas ya que ambas murieron en la gillotina en 1793 solamente con dos meses de diferencia.

Maria Antonieta conducida al cadalso. Grabado.
Maria Antonieta conducida al cadalso. Grabado.

9 Comentarios Agrega el tuyo

  1. María Andrada-V. dice:

    Barbara, ya por fin me he centrado y he entrado a leerte. Me parece entretenidisimo. Me acabo de hacer fan.

    Un beso muy fuerte, a ver si nos vemos.

    María Andrada.

    1. Bárbara dice:

      Muchas gracias, me alegra mucho tenerte de fan.
      Muchos besos.

  2. Así es, las relaciones llegaron a ser tan tensas que tuvo que intervenir la emperatriz María Teresa.
    Visitando en Viena Schonbrunn pude ver la cama trono de la emperatriz María Teresa, recuerdo que el guía dijo que habíamos tenido mucha suerte ya que la iban a retirar para mandarla restaurar y no se sabía si la pondrían de nuevo o la retirarían definitivamente.
    Era de terciopelo granate bordada en hilo de plata y oro ( lo del oro no estoy muy segura ).
    María Teresa como tuvo tantos hijos, despachaba sus asuntos de Estado sentada en la cama, ya que si no estaba embarzada, estaba convaleciente. Las camas entonces eran más cortas, ya que la gente dormía recostada en los almohadones medio sentada, dormir tumbado no se estilaba, así ponían a los muertos en las camas para velarlos.
    Esa escena que tu cuentas está en la película de Sofía Coppola y también cuando muere Luis XV y su amante tiene que abandonar palacio.

    1. Bárbara dice:

      No he visto todavia la película, me voy a hacer con ella pronto. Me interesa bastante ver la puesta en escena.
      Un fuerte abrazo y feliz año 2012.

      1. ¡ Feliz 2012 Bárbara !, espero que nos veamos pronto. La película de María Antonieta de Sofía Coppola ha sido muy discutida, a mi personalmente me encanta. Aunque tus artículos me entretienen y gustan muchísimo más.
        Un besazo.

  3. May dice:

    Bárbara espero ya hayas visto la película. A mi me encanto la escenografía y el vestuario en particular. Un enorme abrazo.

  4. lorena lazo l dice:

    Como persona tímida que era,a Luis XVI no le gustaba el halago fácil. Era muy poco halagable. En sus cartas se queja de que vive rodeado de gente que lo ha traicionado. Y no deja de tener razón.
    Gracias.

    1. Parece que era una persona atrapada en un cargo que no le iba en absoluto. La dignidad con la que fue al patíbulo es sobrecogedora. Muchas gracias por comentar en mi blog y un saludo.

      1. lorena lazo l dice:

        Busque en la internet las cartas y el diario de Luis XVI. Ahí sale de todo,desde sus enfermedades-,incluyendo la fimosis-,hasta los dolores de cabeza por el gasto de María Antonieta.
        Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s