Los zapatos del Rey Sol


          En 1660 se celebró la boda de Luis XIV (1643-1715)  con la infanta María Teresa de Austria en la localidad francesa de San Juan de Luz. Ambos eran primos hermanos por partida doble, siendo la española cinco años mayor que su futuro marido.

      En su camino hacia  isla de los Faisanes (un islote en el río Bidasoa que era condominio español y francés),  donde tendría lugar el encuentro de los dos séquitos, el joven rey francés paró en Burdeos. Allí un conocido  zapatero de la ciudad  llamado Nicolás Lestage le obsequió con un par de maravillosos zapatos realizados en  seda color miel, decorados con lirios y forrados de tafetán. El monarca quedó tan fascinado por la creación que los usó el día de su boda prestándoles mas atención,  según cuentan las malas lenguas, que a la poco agraciada princesa española.

          El ingenio de Lestage no terminó ahí ya que cuatro años mas tarde se presentó en Paris con otro nuevo regalo, esta vez se trataba de  unas botas sin costuras, lo que fue considerado como un hito sin precedentes ya que resultaba muy difícil averiguar como las había fabricado sin dar una sola puntada. Se cree que es posible que lo hiciera utilizando  las patas desolladas  de un ternero. Luis XIV prohibió expresamente al señor Lestage confeccionar otro par de botas iguales.  Tal  proeza que se vio recompensada con el titulo de maestro zapatero del rey de Francia, pero ahí no quedó la cosa ya que se le concedió  rango nobiliario con un escudo de armas que consistía en una bota sobre un fondo azul con flores de lis (color y emblema de los Borbones franceses) y cubierta con una corona. Además se colocó un retrato del insigne artesano en una de las  galerías Reales de pinturas bajo el cual rezaba: “Maestro Nicolás Lestage, el milagro de su época”.

          Como pueden suponer, que  el retrato de zapatero ocupara un lugar tan principal era algo inaudito, teniendo en cuenta que  las profesiones artesanales eran un trabajo mecánico y por lo tanto poco considerado, estando además  los zapateros en la parte baja del  escalafón. Esta historia tan curiosa parece sacada de un cuento de hadas pero no lo es. Se trata  de cómo durante el largo reinado de Luis XIV y con el mismo a la cabeza, se emprendieron una serie de cambios que llevarían a Francia a convertirse en el epicentro del buen gusto y del refinamiento. Estamos hablando de un hombre apasionado por el lujo y el esplendor cuya vida en la Corte de Versalles se asemejaba a una obra de teatro donde el era el actor principal. El rey tenía un gran concepto de si mismo y de lo que pretendía conseguir y junto con una serie de magníficos profesionales  encumbró su persona y su país creando un símbolo que a día de hoy sigue vigente.

         Volviendo al calzado es preciso subrayar que los zapatos y las piernas de los hombres tenían mucho protagonismo ya que hasta después de la Revolución Francesa no empezaron a usarse pantalones largos.  Luis XIV estipuló que los tacones masculinos debían ser de color rojo lo que rápidamente se convirtió en signo de status social. Al final de su reinado y en un mas difícil todavía, encargó a grandes artistas de la Corte que pintaran en sus tacones escenas de sus aclamadas batallas.

Hyacinthe Rigaud. 1701. Luis XIV. Museo del Louvre
Hyacinthe Rigaud. 1701. Luis XIV. Museo del Louvre

          El retrato  mas famoso del monarca fue el que le pintó Rigaud en 1701, es la imagen prototípica  del absolutismo francés donde el Rey Sol, un hombre de casi sesenta años, se presenta rodeado de toda la magnificencia posible en una postura de bailarín. Aparece engalanado con los atributos de su poder como el manto de la coronación, la espada, el bastón de mando y la corona. Pero la cosa no termina ahí, ya que si nos fijamos un poco mas nos damos cuenta de que muestra sin pudor sus piernas cubiertas con medias blancas sujetadas por  unas ligas debajo de las rodillas  y calzado con sus preciosos zapatos abotinados de tacón rojo con hebillas salpicadas  de brillantes, además de  unos grandes lazos que se llamaban molinos de viento. Este retrato fue un regalo para su nieto el rey de España Felipe V pero al final se quedó en Francia.

Detalle de los zapatos con el tacón rojo.
Detalle de los zapatos con el tacón rojo.

          A finales del siglo XVII Francia y su rey comprendieron el valor del lujo, entendiendo la fascinación que siente el ser humano por usar piezas únicas y sofisticadas que adornen sus cuerpos y sus vida, y como la posesión de dichos objetos hace a las personas sentirse especiales. El fenómeno del mercado del lujo actual tiene aquí su germen ya que  la élite sintió la necesidad  por estar a la última moda ya fuera en trajes, peinados, accesorios o decoración. Tuvieron la maestría de convertir lo superfluo en imprescindible y hacer a la sociedad esclava de la moda. Mientras en la economía actual el consumo se ha restringido drasticamente, el mercado del lujo ha aumentado de manera exponencial lo cual hace de Luis XIV un auténtico visionario.

15 Comentarios Agrega el tuyo

  1. cari lora sangran dice:

    Que interesante Barbaruchi me encanta, mil besos

    1. Bárbara dice:

      Me hace mucha ilusión que me sigas.
      Un abrazo muy fuerte.

  2. ¡ Como me entretiene lo que cuentas !, Hace muy poco que leí que Luis XIV fue la primera persona que utilizó tacones, antes que las mujeres, a mi me pareció un poco exagerado ya que en una ocasión pude ver en Madrid en ” La Casa de Vacas ” del retiro en Madrid una exposición sobre el zapato de todas las épocas, en el medievo las damas llevaban unas alzas, donde metían el pie y así no se ensuciaban los zapatos al salir a la calle o en los suelos, ya que el calzado era de tela y ya sabemos la suciedad que existía en todas partes.
    No sabía que los tacones tuvieran que ser de color rojo y pintados en ocasiones. Ciertamete curioso.
    Este zapatero debía ser un Manolo Blahnick de la época. Los Manolos son auténticas joyas, tomo como muestra el modelo Madrid, me encantó cuando lo ví, aunque no es el más lujoso ni mucho menos.
    Con respecto a lo fea que era la Infanta María Teresa si que lo era, una amiga mía artista me pintó un collage de ella ( me pirrian las meninas ) de esto hace ya muchos años, no es como ahora que se ha popularizado mucho pintarlas, algunas muy vulgares por cierto, otras son muy buenas, Es una pintura muy moderna, el cuadro resultó muy bonito, lo mejor es que la infanta tiene la cara difuminada como toda ella, con lo cual no se vé lo fea que era. Como anécdota te diré que está creada en Deva o Deba ( Gupúzcoa ), cerca relativamete de la Isla de los Faisanes.
    En efecto el rey era un visionario, en TV salió un programa la semana pasada sobre el mercado del lujo, siendo el único que a pesar de la crisis que ha aumentado un 25 % este último año.
    Lo malo es que con ese mercado no se salva las economía de un país. Es exclusivo para muy poca gente.
    Mágnifíco una vez más tu artículo, me encanta leerte.

    1. Bárbara dice:

      Tengo entendido que los tacones se usaban desde antiguo aunque Luis XIV popularizó que los hombres los llevaran. En cuanto a la infanta, debo decirte que el personaje central de Las Meninas es Margarita de Austria, hija de Felipe IV y su segunda mujer Mariana de Austria. Su hermana mayor era María Teresa hija de Felipe IV e Isabel de Borbón. La madre de Luis XIV era Ana de Austria, hermana de Felipe IV e Isabel de Borbón era hermana de Luis XIII, padre de Luis XIV. Por eso eran primos hermanos por los dos lados. El matrimonio tuvo seis hijos de los que solamente uno, el mayor llamado Luis el Gran Delfín, llegó a adulto. Una historia muy triste de la que tal vez hable algún día. La infanta María Teresa debió sufrir mucho por las muertes de sus hujos y las infidelidades constantes de su marido. Las princesas de hoy lo tienen mucho mas fácil, ¿No te parece?
      Muchas gracias por ser mi mas fiel seguidora.
      Un fuerte abrazo.

      1. Sí claro, luego me hizo otro cuadro que yo le llamo de Meninas que es Margarita de Austria la del cuadro, era más mona pero no se le ve tampoco la cara.
        El que mi amiga me hizo en Deva es de María Teresa, que en efecto no está en el cuadro de Velázquez pero viste como ellas por eso las llamamos Meninas.
        Me encantaría que contases la historia de Luis el Delfín, narrada por tí será una delicia.
        Tu más fiel seguidora

  3. Cristóbal Castillo dice:

    Magnifica explicación de la moda Louis XIV!!!!!!!!
    Gracias y un beso!!!

  4. Bárbara dice:

    Muchas gracias a ti por leer mi blog.
    Un fuerte abrazo.

  5. Francisco Hernandez Cano dice:

    Curioso e interesante como todos tus articulos . Y que bien ilustrado , siempre pones unas fotos muy bonitas y muy acertadas para el texto.
    Siempre me entretienen .Un beso .

    1. Bárbara dice:

      Muchas gracias por seguir mi blog. Trabajo mucho los artículos con el fin de que aporten y entretengan a los lectores, por eso me hace ilusión saber que os gustan.
      Un saludo.

  6. LA ROSA INGLESA dice:

    !Por Dios Barbara! He estado liadilla y hace mucho que no entraba en el blog. En vez de leer un post, esto será como leer un libro. Apasionante lo que he visto por encima. Me apetece mucho. Voy a empezar…

  7. LA ROSA INGLESA dice:

    Bueno ya me he leído el del Rey Sol. Entretenidisímo. Siempre me ha gustado el cuadro este de Louis XIV. La magnificencia llevada a sus máximos, ¿y la cara del monarca? !como es! Genial.
    UN ABRAZO

    1. El personaje de Luis XIV es apasionante, cuanto mas se sobre el mas alucinada me quedo. Era el colmo de la sofisticación. Probablemente escribiré mas cosas sobre su reinado. Me alegra que me sigas, yo también lo hago . Vi en tu blog que el rosa está de moda y el otro día me puse una chaqueta rosa que tengo muy chula, ¡¡me dijeron que iba a la última y me quedé encantada!!
      Un fuerte abrazo.

  8. Mercedes Pérez Blanco dice:

    Que interesante Bárbara! !!! Como todo lo que escribes, sigue así me encanta leerte. Un abrazo

    1. Bárbara dice:

      Muchas gracias Keka. Un abrazo.

  9. Antonio Maldonado-Angel dice:

    Otra de esas maravillosas obras de arte en las que toda la composición del cuadro, incluyendo el personaje, parece diseñada por el artista para hacer protagonismo de contrastes de los colores habitualmente denominados “colores fríos” con la elegancia superlativa en la composición del color rojo, como ya comentamos en alguna otra obra maestra de Velázquez. Saludos muy cordiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s