Moda española. La bragueta


          Lo que hoy llamamos “moda” surgió en Europa allá por el siglo XIV. La vestimenta de ambos sexos comenzó a diferenciarse, los hombres se decantaron por prendas cortas y las mujeres largas. El objetivo principal de la ropa es cubrir el cuerpo, no solamente para preservarlo de las inclemencias del tiempo, sino también de las miradas ajenas. Una vez cumplida esta premisa el siguiente cometido es la clara diferenciación entre sexos, la indumentaria de hombres y mujeres debe ser distinta. La ropa proporcionaba una imagen clara de la persona, sus gustos y su posición en la escala social. A partir del siglo XIX el ciudadano europeo se envolvió en un traje oscuro con corbata cuyo uso se mantiene doscientos años después, aunque con las lógicas alteraciones. Anteriormente el hombre había vestido con mucha mas libertad sobre todo en cuestión de colorido y ostentación de riqueza.

Alonso Sánchez Coello. El príncipe don Carlos. Hacia 1564. Kunsthistorisches Museum. Viena.
Alonso Sánchez Coello. El príncipe don Carlos. Hacia 1564. Kunsthistorisches Museum. Viena.

          Lo que mas sorprende desde nuestra óptica actual es la indumentaria masculina en boga hacia la segunda mitad del siglo XVI ya que se trata de un traje fuertemente sexualizado en el que se aumenta el torso y el órgano viril por medio de rellenos. Hablamos de un atuendo ceñido que potencia los hombros y el pecho por medio de jubones rehenchidos mientras que gran parte de las piernas solamente se hallan cubiertas por medias. Las grandes braguetas fueron utilizadas en primer lugar por los soldados alemanes (lansquenetes) que batallaban con el emperador por toda Europa, posteriormente comenzaron a ser tendencia en la corte de Carlos V. Su forma protuberante era signo de poder y hombría. Los retratos de reyes y caballeros del siglo XVI nos muestran unos descomunales bultos que tratan de representar una erección permanente. En pleno siglo XXI en el que nos creemos muy modernos y habituados a las modas mas estrafalarias, no deja de sorprender que los hombres vistieran así. En mi última visita al Museo del Prado me sorprendió la enorme bragueta que luce orgulloso el conde de San Segundo, esta pieza destaca también por el color diferenciado (blanco) con respecto a las demás prendas que son oscuras.

Parmigianino. Pedro María Rossi, conde de San Segundo. 1535-38. Museo del Prado. Madrid.
Parmigianino. Pedro María Rossi, conde de San Segundo. 1535-38. Museo del Prado. Madrid.

          En ocasiones os hablo de cómo va evolucionando el idioma, palabras que han desaparecido u otras que han visto alterado su significado inicial. El vocablo “braga” alude actualmente a una prenda femenina, el Diccionario de la Real Academia la define como: “Prenda interior femenina e infantil que cubre desde la parte inferior del tronco y tiene dos aberturas por las piernas”, pero hace siglos era diferente. Se llamaba braga a una pieza de ropa interior de uso exclusivamente masculino, un calzón corto confeccionado con lienzo blanco. El origen es remoto, se piensa que se encuentra en una pieza de paño que usaban los antiguos griegos a modo de suspensorio. Bragueta es el diminutivo de braga, esta última aparece recogida en nuestro primer diccionario, el Tesoro de la Lengua Castellana de Covarrubias (1611), siendo definida como:” Cierto género de zaragüelles justos que ciñen los lomos y cubren las partes vergonzosas, por delante y por detrás, y un pedazo de los muslos, usan dellas los pescadores y los demás que andan en agua, los que lavan lana, los tintoreros, los curtidores también las usan los religiosos y llámanlas paños menores. Antiguamente usaron las bragas los que servían en los baños, por la honestidad, los que se ejercitaban en los gimnasios, luchando y haciendo demás ejercicios, desnudos. Los que entraban a nadar que se enseñaba en Roma con gran cuidado que importaba mucho para la guerra. Los pregoneros, porque no se quebrasen, dando tantas voces. Los comediantes, los cantores, los trompeteros, y los demás que tañían instrumentos de boca. Los quebrados traen un género de bragas mas recogido, que llaman braguero. La cobertura en la encajadura de las calzas se llama bragueta, y braguetón, la que es grande, como la de los Tudescos”. La definición de Sebastián de Covarrubias es muy interesante ya que nos aporta mucha información sobre esta prenda, haciendo también alusión a la gran bragueta que usaban los alemanes (tudescos). En el siglo XVIII la voz “calzoncillo” ya es de uso común en España y así aparece citada en los documentos

Jacopo Pontormo. Autorretrato. 1522-1525. British Museum. Londres.
Jacopo Pontormo. Autorretrato. 1522-1525. British Museum. Londres.

          Mientras los hombres mostraban sin pudor sus atributos, la moda imponía a las mujeres disimular los suyos. Los cartones de pecho consistían en una faja que se llevaba desde la cintura al pecho y cuyo objetivo era ocultar las formas de la silueta femenina además de conseguir una cintura lo mas estrecha posible. La cintura de avispa se nos muestra como un ideal de belleza permanente a través de los siglos. Las pobres niñas tampoco se veían libres de este tormento y se les colocaba el citado artefacto; este uso se prolongó en España durante mas de un siglo y a mi modo de ver tiene un carácter de negación de la propia mujer. Uno de los símbolos propios de la feminidad son los pechos, no solamente como elemento sensual sino como portador de vida a través de la leche materna. En el siglo XVIII se dará un giro total en este sentido y aparecerán unos escotes de vértigo. La mujer es el siglo de las luces no disfraza sus formas sino que las potencia, por tanto hablaremos de esta cuestión tan interesante en próximos artículos.

Tiziano Vecellio. Felipe II. Detalle. 1551. Museo del Prado. Madrid.
Tiziano Vecellio. Felipe II. Detalle. 1551. Museo del Prado. Madrid.

 

 

 

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Juan Maria del Pino dice:

    Entretenido y culto ….siempre es un placer leer tus trabajos.Gracias……

    1. Muchas gracias a ti Juan María. Un abrazo.

  2. Sorprendente y magnifico, como todos. Muy bien ilustrado y con ese leve,sutil y delicioso puntito de humor. Enhorabuena,niña.

    1. Muchas gracias por tu comentario. Me pareció un asunto muy interesante y de lo más sorprendente. Había que echarle un poco de humor, el tema lo merece. Un abrazo muy fuerte.

  3. Manuel S. dice:

    Barbara!!! No cuadra mucho, la “alegría” de la braqueta del conde de San Segundo, con la cara de triste que tiene el pobre! Ja, Ja , ja……..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s