Felipe VI, Rey de España


Felipe VI en el momento de la proclamación ante las Cortes generales.
Felipe VI en el momento de la proclamación de Felipe VI ante las Cortes generales.

          Hoy 19 de junio de 2014 Don Felipe de Borbón y Grecia ha sido proclamado Rey de España ante las Cortes Generales. En su inicio de su primer discurso como monarca ha ensalzado a nuestro país y ha tenido unas palabras de agradecimiento a la labor de sus padres Don Juan Carlos y Doña Sofía: “Inicio mi reinado con una profunda emoción por el honor que supone asumir la Corona, consciente de la responsabilidad que comporta y con la mayor esperanza en el futuro de España. Una nación forjada a lo largo de siglos de Historia por el trabajo compartido de millones de personas de todos los lugares de nuestro territorio y sin cuya participación no puede entenderse el curso de la Humanidad. Una gran nación, Señorías, en la que creo, a la que quiero y a la que admiro; y a cuyo destino me he sentido unido toda mi vida, como Príncipe Heredero y -hoy ya- como Rey de España. Ante sus Señorías y ante todos los españoles -también con una gran emoción- quiero rendir un homenaje de gratitud y respeto hacia mi padre, el Rey Juan Carlos I. Un reinado excepcional pasa hoy a formar parte de nuestra historia con un legado político extraordinario. Hace casi 40 años, desde esta tribuna, mi padre manifestó que quería ser Rey de todos los españoles. Y lo ha sido. Apeló a los valores defendidos por mi abuelo el Conde Barcelona y nos convocó a un gran proyecto de concordia nacional que ha dado lugar a los mejores años de nuestra historia contemporánea. En la persona del Rey Juan Carlos rendimos hoy el agradecimiento que merece una generación de ciudadanos que abrió camino a la democracia, al entendimiento entre los españoles y a su convivencia en libertad. Esa generación, bajo su liderazgo y con el impulso protagonista del pueblo español, construyó los cimientos de un edificio político que logró superar diferencias que parecían insalvables, conseguir la reconciliación de los españoles, reconocer a España en su pluralidad y recuperar para nuestra Nación su lugar en el mundo.Y me permitirán también, Señorías, que agradezca a mi madre, la Reina Sofía, toda una vida de trabajo impecable al servicio de los españoles. Su dedicación y lealtad al Rey Juan Carlos, su dignidad y sentido de la responsabilidad, son un ejemplo que merece un emocionado tributo de gratitud que hoy -como hijo y como Rey- quiero dedicarle. Juntos, los Reyes Juan Carlos y Sofía, desde hace más de 50 años, se han entregado a España”.

Felipe VI saludando desde el coche.
Felipe VI saludando desde el coche.

          La monarquía se basa en la continuidad dinástica. Permitirme que echemos la vista atrás: la dinastía borbónica comenzó a reinar en España en 1700 en la persona de un monarca que se llamaba igual que el actual, es decir, Don Felipe de Borbón. Carlos II “El hechizado” acababa de morir sin descendencia y otorgaba en su testamento la corona a Felipe de Borbón, duque de Anjou. La Casa de Austria había llegado a su fin después de dos siglos ostentando el trono de España. El testamento de Carlos II rezaba de la siguiente manera (cito un extracto):”… subsiste el derecho de subcesion en el pariente mas inmediato, conforme á las leyes de estos Reynos, y que oy se verifica este casso en el hijo segundo del Delphin de Francia, por tanto, areglandome á dichas leyes, declaro ser mi subcesor (en caso que Dios me lleve sin dejar hijos) al Duque de Anjou, hijo segundo del Delphin y como á tal le llamo á la subcesion de todos mis Reynos y Dominios, sin excepcion de ninguna parte de ellos, y mando y ordeno á todos mis subditos y vasallos, de todos mi Reyno y Senorios, que, en el caso referido, de que Dios me lleve sin subcesion lexitima, le tengan y reconozcan por su Rey y Senor natural, y se le dé luego, y sin la menor dilacion, la posession actual, precediendo el juramento, que deve hacer, de observar las leyes, fueros y costumbres de dichos mis Reynos y Senorios; y, porque es mi intencion, y conviene assi á la paz de la Christiandad y de la Europa toda, y la tranquilidad de estos mis Reynos, que se mantenga siempre desunida esta Monarchia de la Corona de Francia…”

Copia del testamento de Carlos II.
Copia del testamento de Carlos II.

          Luis XIV aceptó el testamento de Carlos II a las veinticuatro horas de haberlo recibido y por tanto su nieto se convirtió en Rey de España renunciando por tanto a sus derechos al trono francés. El duque de Anjou era tan solo un joven de 17 años tímido e inexperto que no había sido preparado para tan ardua labor y que desconocía no sólo el castellano (con el que nunca se sintió cómodo aunque lo aprendió), sino la realidad y costumbres españolas. Bajo el nombre de Felipe V su reinado ha sido el mas largo de nuestra historia, cuarenta y seis años en los que la nación inició un lento pero seguro avance hacia el progreso y la modernización. Felipe V era un hombre profundamente religioso, con un gran temor de Dios y muy influenciable.

Miguel Jacinto Meléndez. Felipe V cazador. 1712. Museo Cerralbo. Madrid.
Miguel Jacinto Meléndez. Felipe V cazador. 1712. Museo Cerralbo. Madrid.

          En 1724 y contra todo pronóstico el rey decidió abdicar en su primogénito Luis, príncipe de Asturias. El texto de la abdicación que Felipe V envío al Consejo de Castilla decía lo siguiente: “Haviendo considerado de quatri años a esta parte con alguna particular reflexión y madurez las miserias de esta vida, por las enfermedades, guerras y turbulencias que Dios ha sido serbido enbiarme en los veinte y tres años de mi reynado, y considerando también que mi hijo primogenito Don Luis, Príncipe Jurado de España, se halla en edad suficiente ya casado y con capacidad, juicio y prendas bastantes para regir y governar con acierto y en justicia esta Monarquía, he deliverado apartarme absolutamente del gobierno y manejo de ella, renunciandola con todos sus Estados, Reynos y Señoríos en el referido Príncipe Don Luis, Y retirarme con la Reyna (en quien he hallado un pronto ánimo y voluntad a acompañarme gustosa) a este Palacio y sitio de San Ildefonso para servir a Dios desembarazado de otros cuidados, pensar en la muerte y solicitar mi salvación “.

Carta de abdicación de Felipe V a Luis I. Biblioteca Nacional de Francia.
Carta de abdicación de Felipe V a Luis I. Biblioteca Nacional de Francia.

          La abdicación de Felipe V sorprendió mucho a sus súbditos y no tuvo ninguna trascendencia ya que Luis I falleció a los pocos meses a causa de la viruela, por lo que el monarca se vio obligado a reasumir sus funciones. El pueblo desconocía el mal que aquejaba al rey. Una complicada enfermedad que ha sido diagnosticada en el siglo XX como un desorden bipolar, con periodos de euforia a los que seguía un terrible decaimiento. En palabras de su biógrafo Henry Kamen: “El rey, afligido durante años por una condición mental incurable, intentó la tarea imposible de seguir un extraño horario, al tiempo que todo el mundo que le rodeaba seguía otro. Su incapacidad periódico originó una de las monarquías mas extrañas del siglo. Muy rara vez en la Europa moderna un reino había sido gobernado desde el lecho de un enfermo”.

Fuente de los baños de Diana. Jardines de la Granja de San Ildefonso.
Demaudré y Pitué, sobre planos de Don Santiago Bouxeo. Fuente de Los Baños de Diana. Jardines del Palacio de La Granja de San Ildefonso. Se cuenta que Felipe V exclamó al verla funcionar: “Tres minutos me has divertido pero tres millones me has costado”.

          Felipe V a través de sus dos matrimonios aseguró la descendencia, asentando la dinastía borbónica que ha llegado hasta el siglo XXI en la persona de su sucesor directo Felipe VI. Un rey con el que comienza una nueva etapa en la historia de España y que ha terminado su discurso citando al “Príncipe de los Ingenios” Don Miguel de Cervantes: “No es un hombre mas que otro sino hace mas que otro”.

Escudo de armas de Felipe VI.
Escudo de armas de Felipe VI.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Ana Maria dice:

    Muy interesante. Muchas gracias.

    1. Bárbara dice:

      Muchas gracias a ti Ana María. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s