La vanidad


          Francisco de Goya fue un trabajador incansable, a lo largo de su existencia se atrevió con los mas diversos géneros y técnicas. Su profundo conocimiento de las miserias humanas le llevó a plasmar en sus obras las mas cruentas escenas, mostrando sin edulcorar la perversidad, pero también males comunes derivados de la incultura, la avaricia y la solemne estupidez. Don Francisco se mostró no solamente libre, sino también increíblemente sagaz, en sus series de grabados y dibujos para criticar enconadamente los males de la sociedad que le tocó vivir. Problemas que en realidad no se circunscribían a ese momento histórico, sino que acompañan al género humano desde el principio de los tiempos.

Francisco de Goya. Autorretrato con gafas. Hacia 1801. Museo Bonnat. Bayona. Francia.
Francisco de Goya. Autorretrato con gafas. Hacia 1801. Museo Bonnat. Bayona. Francia.

          El autor pasa revista, muchas de las veces con un fino sentido del humor, a los vicios y defectos que tenemos y padecemos los seres humanos, poniendo en dedo en la llaga. Hoy me voy a detener en la vanidad, el diccionario de la Real Academia la define como: “Arrogancia, presunción y envanecimiento”. Goya critica la absurda presunción de algunas mujeres que no cumplen años con la debida dignidad, acicalándose como si fueran bellas jovencitas casaderas. En la estampa 55 de Los Caprichos vemos como una provecta anciana se arregla sentada en su tocador en el día en su 75 cumpleaños, colocándose una caramba en el pelo (adorno de moda en España a finales del siglo XVIII realizado a base de cintas, su nombre le viene de la actriz María Antonia apodada La caramba) mientras sus criados se burlan de ella.

Francisco de Goya. Hasta la muerte. Caprichos (estampa), 55. 1797-1799. Museo Nacional del Prado. Madrid.
Francisco de Goya. Hasta la muerte. Caprichos (estampa), 55. 1797-1799. Museo Nacional del Prado. Madrid.

          El aspecto de la vieja dama no mejora mucho a pesar del empeño e ilusión que pone en ello. El comentario manuscrito del ejemplar de la Biblioteca Nacional reza lo siguiente: “Las mujeres locas lo serán hasta la muerte. Ésta es cierta Duquesa que se llena la cabeza de moños y carambas, y por mal que le caigan no le faltan guitones (vagos, pordioseros), de los que viene á atrapar a las criadas, que aseguran á S. Excª. que está divina”. El grabado que se titula Hasta la muerte, parece que tiene como modelo a doña María Vicenta Pacheco, duquesa viuda de Osuna, que falleció en 1801. La dama va vestida a la moda imperio, imperante en Europa a finales del siglo XVIII y principios del XIX. Por unas décadas las féminas se libraron del corpiño, los complejos peinados y los zapatos de tacón alto, usando vestidos sueltos con el talle bajo el pecho. El color por excelencia fue el blanco, estamos en pleno Neoclasicismo y la moda quiso reproducir el aspecto de la estatuaria clásica. El ideal de belleza se centró en una vuelta a la naturaleza, tratando de obtener un atractivo sin artificios por medio de siluetas limpias.

Francisco de Goya. Las viejas o El tiempo.1810-1812. Palacio de Bellas Artes de Lille. Francia.
Francisco de Goya. Las viejas o El tiempo. 1810-1812. Palacio de Bellas Artes de Lille. Francia.

          Volviendo al asunto en cuestión, en Las viejas o El tiempo nuestro genial maestro nos presenta a dos ancianas decrépitas lujosamente vestidas y enjoyadas. La vieja de blanco lleva un precioso vestido de gasa de corte imperio con adornos en azul pálido y un despejado escote que muestra su extremada delgadez. Su pelo teñido luce un pasador en forma de flecha que también aparece peinado de la reina María Luisa en La familia de Carlos IV. La presumida viejecita lleva unos grandes pendientes, pulseras y anillos poco apropiados para su edad. En sus manos sostiene una miniatura que probablemente es un retrato suyo de juventud, o tal vez el de un amado. Su acompañante, que parece una sirvienta, va vestida de negro con lazos rojos y mantilla; en su mano sujeta un espejo donde se refleja el rostro de la primera. Detrás aparece la imponente imagen de Cronos (El tiempo) que se dispone a llevarse a la anciana barriéndola literalmente con la escoba que lleva en sus manos. La pintura estaba en la colección del maestro, por lo que lo mas probable es que la hiciera para él mismo, pasando posteriormente a la de su hijo Javier, que la vendió en 1836. Goya nos habla de la belleza que nunca volverá, pero también sobre la imposibilidad de encontrar el tan ansiado amor cuando el físico ya no acompaña.

Francisco de Goya. La familia de Carlos IV, detalle. 1800. Museo Nacional del Prado. Madrid.
Francisco de Goya. La familia de Carlos IV, detalle. 1800. Museo Nacional del Prado. Madrid.
enlace concurso
Pincha en la foto para votar en el concurso “Premios 20Blogs 2014”. Categoría cultura y tendencias.

 

 

 

8 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Esta comprobado que las épocas en esencia son siempre iguales.
    Cambian por el progreso, el ser humano no.
    Goya era un hombre inteligente y satirizó con la ridicula pretensión de no saber envejecer con dignidad.
    En pleno siglo XXI sucede lo mismo.
    Lo que ocurre es que existe la cirujia.
    Si Goya viviese las pintaría en un cuadro a todas clonizadas, con los mismos labios y asemejandose a Carmen de Mairena.
    Amen de los pechos y otros retoques que digo yo: ¿ Qué sucederá cuando se caigan los pellejos y eso siga ahí con la silicona ?.
    Como reza el tango: ” El mundo es y será una tonteria….”
    Y es que la vida es un tango y hay que bailarlo.
    Buen artículo y muy actual.

    1. Estoy de acuerdo contigo, hoy en día la vanidad tiene mas medios que nunca y se muestra sin pudor alguno. Muchas gracias por comentar y un abrazo.

  2. Manuel S. dice:

    Muy interesante Barbara!!! El artículo parece escrito para una aristócrata recientemente fallecida que era adulada hasta la saciedad por su corte de bufones.

    1. Muchas gracias por comentar Manolo. Este asunto es muy interesante y supongo que volveré a tratarlo.

  3. Manolo Dominguez dice:

    Genial

    1. Muchas gracias Manolo. Pensando ya en la próxima entrega.

  4. May Amian dice:

    Interesantisimo Barbara!

    1. Muchas gracias May. Un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s