El teatro cortesano


Para Alex con todo mi cariño.

          El reinado de Luis XIV (1643-1615) supuso una transformación esencial en la sociedad francesa, que consecuentemente alteró las formas y el sentido del vestir. La nación se convirtió en el indiscutible centro creador y emisor de la moda. Louis XIV aumentó y destacó la importancia de la indumentaria en vez de menospreciar su costo. Los galos se convirtieron en árbitros de la educación y la etiqueta; escenificada por poner un ejemplo, en los modales que se debían seguir en la mesa con el uso del cuchillo y el tenedor (este último fue introducido en la corte por Catalina de Medicis, mujer de Enrique II. En su momento se consideró signo de enorme sofisticación).

Giorgio Vasari. Fresco que representa el matrimonio de Enrique II y Catalina de Medicis. 1550. Musei dei Ragazzi di Firenze. Palacio Vecchio. Florencia.
Giorgio Vasari. Fresco que representa el matrimonio de Enrique II y Catalina de Medicis. 1550. Musei dei Ragazzi di Firenze. Palacio Vecchio. Florencia.

          El francés se convirtió se convirtió en el idioma elegante. El palacio de Versalles fue erigido entre 1660 y 1680 siendo la residencia de la familia real, la corte y una multitud de servidores. En total se calcula que unas 10.000 personas lo habitaban. La corte de Luis XIV era esplendorosa, un escaparate de buen gusto y sofisticación para irradiar a toda Europa. La vida diaria de la familia real estaba absolutamente programada, se trataba de un gran teatro en el que el rey era el actor principal. Estamos ante un hombre con un alto sentido de su misión y de la historia, muy consciente de su papel y del lugar que debía ocupar Francia en la esfera internacional.

Palacio de Versalles. Galería de los espejos.
Palacio de Versalles. Galería de los espejos.

          Se requirió un código diferente en la vestimenta según fuera la situación. Las fiestas obligaban a la nobleza a unos gastos astronómicos. La aristocracia pretendía permanecer dentro de los círculos más altos ya que la proximidad física al monarca podía constituir una gran ventaja. Toda la jornada estaba regulada y planificada y el ceremonial se prolongó durante los reinados de sus sucesores Luis XV y Luis XVI, aunque ellos prefirieron una vida íntima algo mas privada, y en ocasiones se alejaban de la tiránica etiqueta. Algunas de las actividades del ceremonial cortesano estaban directamente relacionadas con la indumentaria. Presenciar el acto de levantarse y el de acostarse del rey de Francia constituía un gran privilegio ya daba pie a poder hablar con él. Dicho ritual tenía un complicado proceso.

Palacio de Versalles. Cámara del rey Luis XIV.
Palacio de Versalles. Cámara del rey Luis XIV.

          Una vez se levantaba, el rey se calzaba las zapatillas mientras el gran chambelán le ponía el traje de cámara, es decir, una bata. Este primer acto se conocía como “Petite lever”. Después de desayunar y una vez que ya habían entrado en la cámara diversas dignidades, se procedía a su vestido; el “Grand lever”, era una ceremonia presenciada por los mas importantes caballeros de la nación.

Claude Lefèvre. Retrato de Luis XIV. Hacia 1670. Palacio de Versalles.
Claude Lefèvre. Retrato de Luis XIV. Hacia 1670. Palacio de Versalles.

          La camisa de Su Majestad era calentada previamente y un criado la entregaba al primer gentilhombre de cámara, que a su vez se la daba al caballero destinado a la merced de presentársela. Luis XIV era cubierto con una bata mientras se procedía a su vestido. Asistido por un auténtico arsenal de lacayos y maestres se procedía a su arreglo. El rey eligía la corbata y el pañuelo cada día; por último se le ofrecían los guantes, el sombrero y el bastón. Una vez concluido todo el proceso rezaba una oración al lado de su lecho y daba comienzo a su jornada laboral. El acto de acostarse “coucher” también estaba reglamentado, pero era mas sencillo y rápido. Un alto caballero le presentaba la camisa de dormir. Con el paso de los años, los “levers” y los “couchers” se volvieron cada vez menos frecuentes. Y los cortesanos se quejaban de ya no ver nunca al Rey, a diferencia de la época de Luis XIV.

Jean-Léon Gérôme. Réception du Grand Condé par Louis XIV (Versailles, 1674) . 1878. Musée d´Orsay. Paris,
Jean-Léon Gérôme. Recepción del “Grand Conde” por Luis XIV en Versalles, 1674 . 1878. Museo d´Orsay. Paris,

          En Monarquía absoluta y absolutismo en Francia. El reinado de Luis XIV revisitado, Joel Cornette afirma: “El Rey aparecía como el punto de origen de todo: a imagen de la estructura del palacio de Versalles, cuyo centro exacto es la cámara real, Luis XIV, rodeado de su corte se erigía más que nunca como arquetipo y encarnación del absolutismo triunfante. En torno al monarca en majestad, se distinguía un primer círculo de poder: el de los ministros y los consejos, la administración central (…) Versalles se erigía, naturalmente, en síntesis, y al mismo tiempo en “monarquía administrativa”, auténtico templo del “Rey Sol”, cuyo “gobierno personal” constituía una forma de perfección monárquica. Una perfección que culminaba con la “reducción a la obediencia” de una nobleza domesticada, sumisa al oneroso ritual de una “rey de gloria” autoritario e impetuoso, dispensador de favores y pensiones”.

Grabado del siglo XV: los ángeles entregan los loses a Clodoveo. Según la leyenda el día de la coronación del rey Clodoveo en Reims, la Sagrada Ampolla llegó desde el cielo con un ramillete de lirios, es decir, flores de lis. La ampolla portaba el óleo para ungir y santificar al rey, denotando así que su autoridad le era otorgada por designio divin
Grabado del siglo XV: los ángeles entregan las lises a Clodoveo. Según la leyenda el día de la coronación del rey Clodoveo en Reims, la Sagrada Ampolla llegó desde el cielo con un ramillete de lirios, es decir, flores de lis. La ampolla portaba el óleo para ungir y santificar al rey, denotando así que su autoridad le era otorgada por designio divino,

          Luis XIV estaba convencido del origen divino de su poder, algo que todos reconocían o no se atrevían a negar. Desde su infancia se le había repetido que era casi un dios, una “divinidad visible”, un hombre diferente a los demás, porque era Rey “por gracia de Dios” y sólo ante este debía rendir cuentas. Ningún hombre podía juzgar al rey y nada era ajeno a éste. El monarca poseía las condiciones necesarias que le hacían capaz de tan colosal tarea en un momento en que la sociedad estaba preparada para el absolutismo monárquico: era fuerte, equilibrado, trabajador incansable, reflexivo, dueño de si mismo y consciente de su responsabilidad de gobernante, lo que llamaba “el oficio de ser rey”. Para él, gobernar era un trabajo que requería una plena dedicación. Ahí es nada.

7 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Julio Bazalo de Miguel dice:

    Me encantan tus artículos Bárbara, feliz verano.

    Date: Sat, 18 Jul 2015 18:15:24 +0000 To: josejuliobazalo@hotmail.com

    1. Bárbara dice:

      Muchas gracias Julio. Un abrazo.

  2. Antonio Maldonado-Angel dice:

    Aún el el sigloXVII se podían observar vestigios ,muy expresivos con los datos que aportan estos artículos, de los clanes que, a modo de ordas primitivas, solían tener una figura paterna poderosa o equivalente, según sugieren diferentes estudios que correlacionan la antropología con diferentes diagnósticos de psicopatologías que´en tiempos actuales se pueden tratar en consultas. Saludos muy cordiales.

    1. Bárbara dice:

      Gracias por su comentario. Un saludo.

  3. elena sanz dice:

    Lo que aprendo contigo Barbara.
    Feliz verano.

    1. Bárbara dice:

      ¡Qué ilusión Elena! Yo este verano trabajando a tope. Tengo que entregar la tesis doctoral a mediados de octubre. Un fuerte abrazo.

  4. Manuel S. dice:

    Por favor!!!!!!! alguien me puede explicar lo que ha comentado el Sr. Maldonado-Angel, Lo leo y releo y, francamente, no me entero de na!!!!!!!!

    Barbara!!!!, el artículo genial como siempre!!!!!!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s