La mantilla española


          La costumbre femenina de cubrirse la cabeza tiene un origen muy antiguo. El velo ha sido considerado como un símbolo de modestia y respeto a través de los siglos. La palabra mantilla procede de la voz “manto” y fue una pieza básica en el ajuar de cualquier española entre los siglos XVI y XIX. En la primera mitad del siglo XVIII los colores usados por las sevillanas eran intensos,  entre los más comunes cabe destacar el carmesí, el “color de fuego”, el encarnado, el color de ámbar y el verde; mientras que más adelante se impusieron los tonos típicos del rococó como el rosa y el celeste. En cuanto a los materiales, se confeccionaban con los más diversos tejidos y era frecuente que estuvieran guarnecidas de encaje. La pieza era más o menos rica según la capacidad económica de la mujer, pero es preciso resaltar que en España era costumbre que las casadas salieran a la calle con la cabeza cubierta. Las mantillas se confeccionaban con paño, bayeta, seda, sarga, raso, franela o tafetán siendo el encaje de blonda una de las decoraciones más habituales. Las guarniciones no solo se realizaban con encaje, sino también con otras labores como galones y cintas. El uso de esta prenda posibilitaba que las mujeres cubrieran su rostro, en este sentido se dictó una prohibición en 1767 por la cual se debía retirar para poder acceder al madrileño jardín del Buen Retiro. Según cuenta Blanco White, en algunas localidades se seguía usando como en tiempos de los Austrias:

Foto mantilla negra. La maestranza. Feria 2014.

            “Algunas mujeres llevaban la mantilla cruzada sobre la barbilla para ocultar sus rostros. Una mujer así ataviada se llama tapada, y esta costumbre, muy común bajo la dinastía de los Austrias, todavía la conservan las mujeres de nuestros pueblos del interior. Las he visto en Osuna y el Arahal, cubiertas desde la cabeza a los pies con un velo negro de lana que, cayendo por los dos lados de la cara y cruzándose estrechamente por delante, no permitía ver más que el brillo del ojo derecho, situado exactamente detrás de la abertura”.

            Hacia 1790 se comenzó a tender hacia el blanco o el negro siendo la muselina la gran protagonista.  Para enriquecerla  normalmente se guarnecía  con encajes blancos o negros por lo que  su precio se disparaba ya que la labor de los bolillos se realizaba exclusivamente a mano. En el siglo XVIII se produjo la gran eclosión del encaje, fue una moda que causó furor siendo los más apreciados las blondas francesas y los de Bruselas aunque también en España se confeccionaban de gran calidad, sobre todo en Valencia y Cataluña. La labor se disponía en el borde de la pieza o a modo de volante, aunque a finales del siglo la mantilla entera se realizaba con encaje montado sobre tul, tejido originario de  la ciudad francesa de Tulle en el Limousin, donde se fabricó por primera vez de forma totalmente artesanal mediante la técnica de bolillos

barbara mantilla

          Tras la guerra de la Independencia la mantilla cobró un indiscutible protagonismo con dos tipos principales, la de “toalla” llamada así por su forma y la de “cazuela” con cuatro picos. La primera ya era de uso común en la Sevilla de finales del siglo XVIII. Durante el Romanticismo se impuso la mantilla blanca o negra y exclusivamente de encaje junto al uso de  la peineta. Paulatinamente el uso de este atavío fue decayendo ya que  las damas de clase alta la sustituyeron por el sombrero, aunque hasta mediados del siglo XX las mujeres acudían a misa con velo o mantilla siempre negro. En definitiva, este adorno ha pervivido a través de los siglos como un signo de identidad de lo español.

 

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. RBN dice:

    Magnífico post. La cantidad de cosas que se aprenden contigo! Gracias!

    1. Bárbara dice:

      Me alegra que te haya resultado entretenido. La mantilla española es algo único y personalmente me alegra que está tradición siga viva. Gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s