Sus zapatos son como los de nuestras muñecas

          Hasta hace algunos años las señoras llevaban guardainfantes de un tamaño prodigioso, lo cual las incomodaba e incomodaba a los demás. No había puertas bastante grandes por donde ellas pudiesen pasar; se los han quitado, y ya no los llevan más que cuando van a ver a la reina o…