Narcisismo y belleza


Gustave Caillebotte. Mujer en el tocador. Hacia 1873.
Gustave Caillebotte. Mujer en el tocador. Hacia 1873.

          En la actualidad la mujer padece una gran presión desde distintos sectores,  al papel que ha ido desempeñado a través de los siglos se han sumado nuevos roles,  ya no es suficiente ser una esposa-madre diligente y eficaz en todos sus quehaceres. Hace ya décadas la mujer entró de lleno en las universidades y como consecuencia en el mercado laboral. La esperanza de vida se ha disparado a lo largo del siglo XX debido a los espectaculares  adelantos en el campo médico. El promedio de vida en Europa sobrepasa los ochenta años de edad. Afortunadamente la alta mortalidad femenina a causa de problemas devengados del parto ya forma parte de la historia.

Anthony van Dyck. Los tres hijos mayores de Carlos I. 1635-1636 Colección Real. Windsor.
Anthony van Dyck. Los tres hijos mayores de Carlos I. 1635-1636. Colección Real. Windsor.

          En el mundo actual la imagen ha adquirido un destacado protagonismo. La publicidad, a través de nuevas y antiguas vías, nos acosa constantemente para que parezcamos más jóvenes y bellas. Los medios de comunicación bombardean incesantemente con todo tipo de productos con los que supuestamente no perderemos la ansiada (e irrecuperable) juventud. Se nos ofrece la idea de que la mujer perfecta es posible y factible. La fémina del siglo XXI puede ser guapa, esbelta, elegante, exitosa en su trabajo y buena madre, todo a la vez. En realidad, es muy difícil reunir todos estos dones en una sola persona, por lo que en ocasiones se crea un sentimiento generalizado de frustración. Para que tantas virtudes y facultades sean posibles es preciso un gran esfuerzo y disciplina, aparte de poseer ciertos dones.

Sir Joshua Reynolds. Miss Elizabeth Greenway. Hacia 1766. Colección Privada.
Sir Joshua Reynolds. Miss Elizabeth Greenway. Hacia 1766. Colección privada.

          Sería una frivolidad pensar que la belleza es un asunto banal. El género humano se siente atraído por lo bello en sus más diversas facetas. La noción de belleza física no ha permanecido inmutable a lo largo de los tiempos,  sino que cada época y cultura han tenido sus preferencias. En palabras de la ilustrada Josefa Amar: “La inclinación en las mujeres a adornarse y componerse ha sido de todos los tiempos, de todos los países y de todas las clases. Se adornan las que viven en las cortes, en las ciudades y hasta en las aldeas.” La Historia del Arte es elocuente en este sentido. Hace siglos este ansiado don era desplegado por mujeres rubias, de piel inmaculada, ojos claros y rasgos delicados. La pintura italiana nos muestra el citado canon a través de diversas escenas mitológicas. Los maestros venecianos personificaron a Venus en jóvenes con espléndidas cabelleras rubias, piel blanca y curvas delicadas.

Tiziano Vecellio. La venus de Urbino. 1530. Galeria de los Uffizi. Florencia.
Tiziano Vecellio. La venus de Urbino. 1530. Galeria de los Uffizi. Florencia.

          La manera de enfocar la vida y las relaciones con el propio cuerpo han sufrido modificaciones cruciales en muy corto espacio de tiempo. Es necesario reivindicar la belleza a todas las edades ya que no solo es un atributo de la juventud, sino que existen muy diversos tipos y muy distintas maneras de apreciarla y valorarla. Los espectaculares adelantos en el campo de la cirugía estética han provocado, en ocasiones, una huida hacia delante con resultados desafortunados. Vemos a actrices con la cara excesivamente estirada, labios voluminosos y pechos extrañamente  grandes en cuerpos delgados, por no hablar de narices fabricadas en serie.

Oscar Wilde. El retrato de dorian Gray. Revista mensual de Lippincott. 1890.
Oscar Wilde. El retrato de dorian Gray. Revista mensual de Lippincott. 1890.

          Probablemente Oscar Wilde no habría podido imaginar que su novela El retrato de Dorian Grey, publicada en 1891, estuviera de actualidad tras más de cien años de ver la luz. El joven Dorian representa el arquetipo del narcisismo; se adora a sí mismo, es guapo, rico y elegante. Su vanidad le lleva a vender su alma para que su belleza y juventud permanezcan inalterables, pero su espíritu se corrompe irremisiblemente. Mientras los demás envejecen Dorian permanece incólume al paso de los años. En su breve relato el escritor desgrana los peligros que acechan a las personas vanidosas y víctimas del narcisismo. Wilde era un esteta, pero su historia nos deja patente que el ser humano no debe perder determinados valores. La belleza es un conjunto de dones que abarcan lo físico pero no exclusivamente, es un concepto mucho más complejo y profundo. Volviendo de nuevo a Wilde: “La belleza es superior al genio, no necesita explicación.”

John William Waterhouse. Eco y Narciso. 1903. Walker Art Gallery. Liverpool.
John William Waterhouse. Eco y Narciso. 1903. Walker Art Gallery. Liverpool.

 

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Julio Bosco Gomez dice:

    La humanidad ha definido de siempre los canones de belleza que definen las reglas y proporciones de la persona y de las cosas para lograr una harmonia visual y hasta espiritual. Los griegos sentaron las bases en arquitectura y escultura, estableciendo el estilo clasico con el Partenon y las esculturas de Phidias. Los griegos buscaban la belleza en todas sus formas para representar harmonia y equilibrio, satisfaciendo los sentidos ocasionando un equilibrio mental y espiritual. Los griegos nos dejaron en sus esculturas la definicion de la belleza clasica de la mujer y del hombre. La mujer con sus formas delicadas y sensuales, contrastan con el hombre, musculoso y fuerte. Ambos se complementan y se atraen. El hombre es el guerrero, el cazador, el protector. La mujer es el balsamo, la que da la vida y harmonia en el hogar.
    Esta es la imagen de la belleza en el hombre y la mujer que hemos tenido siempre. Es natural que la mujer quiera mantener su belleza y hasta mejorar sus encantos naturales con la cirugia estetica. El cambio de vida en el hombre es significativo, pasivo detras de un escritorio lo deja sin vigor y sin musculos. Es natural que busque recuperar su belleza natural en el gimnasio !

    1. Bárbara dice:

      Muchas gracias por tu interesante comentario. La idea de lo bello no es inmutable. Solo tenemos que hacer un breve recorrido por la Historia del Arte y comprobar cómo han ido evolucionando las sensibilidades. Gracias por ser tan fiel lector de mi blog y un fuerte abrazo.

  2. Que buen articulo , los estandares de belleza los marcan los tiempos y las costumbres acomodadas a sus necesidadeas y de pronto a exigencias por otros con deseos y gustos internos.

    1. Bárbara dice:

      Creo que estás en lo cierto. El concepto de belleza va cambiando al igual que lo hace la sociedad. Cada época tiene sus predilecciones. Muchas gracias por tu comentario y un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s