Cómo trabajaba Picasso


        A1b830O3LJL       

          “En 1911, Picasso se fue del Bateau Lavoir, un complejo de estudios de alquiler barato en el distrito parisiense de Montmartre, a un apartamento mucho más respetable en el bulevar de Clichy en Montparnasse. Esta nueva situación reflejaba su creciente fama de pintor, y a la vez sus eternas aspiraciones burguesas. Como ha escrito el biógrafo John Richardson: “Tras una infancia de refinamiento raído y las privaciones de su primera época en París, Picasso deseaba un estilo de vida que le permitiese trabajar en paz sin preocupaciones materiales:como un pobre -decía-, pero con muchísimo dinero”.

Picasso en el apartamento que compartió con Fernande en el bulevar Clichy.
Picasso en el apartamento que compartió con Fernande en el bulevar Clichy.

         El apartamento de Montparnasse, sin embargo, tenía su bohemia. Picasso se apropió de su estudio grande y ventilado, prohibió a todo el mundo entrar sin su permiso y se rodeó de materiales de pintura, montañas de cachivaches diversos y un zoológico de mascotas, entre ellas un perro, tres gatos siameses y una mona llamada Monina.

Picasso y Fernande paseando sus perros.
Picasso y Fernande paseando sus perros.

          Picasso se acostó tarde y se levantó tarde durante toda su vida. En el bulevar de Clichy, se encerraba en el estudio a las dos de la tarde y trabajaba por lo menos hasta la caída del sol. Mientras tanto, Fernande, su novia desde hacía siete años, se quedaba sola sin nada que hacer, dando vueltas por el piso, esperando a que Picasso terminara su trabajo y se reuniera con ella para cenar.

Fernande Olivier. Hacia 1900. Fine Art Images:Heritage Images:Getty Images.
Fernande Olivier. Hacia 1900. Fine Art Images:Heritage Images:Getty Images.

          Pero cuando él finalmente salía de su estudio, no resultaba compañía muy grata. “Rara vez hablaba durante las comidas, a veces no pronunciaba ni una sola palabra desde el inicio hasta el final -recordaba Fernande-. Parecía aburrido, cuando en realidad estaba absorto”. Ella echaba la culpa de su mal humor a la dieta; Picasso, que era muy hipocondriaco, había resuelto poco tiempo atrás no beber nada más que agua mineral o leche y comer solo verduras, pescado, arroz con leche y uvas.

Picasso comiendo pescado. 1957. David Douglas Duncan’s Archive © Succesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2018.
Picasso comiendo pescado. 1957. David Douglas Duncan’s Archive © Succesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2018.

          Picasso se esforzaba más por ser sociable si había invitados presentes, como sucedía a menudo. Tenía sentimientos encontrados respecto a ser anfitrión: le gustaba que lo distrajeran entre periodos intensos de trabajo, pero también detestaba el exceso de distracciones. A sugerencia de Fernande, designaron el domingo como día de “recibir en casa” (una idea que tomaron de Gertrude Stein y Alice B. Toklas), “y de esta manera lograban liquidar las obligaciones amistosas en una sola tarde”. Aún así, escribe Richardson, “el artista oscilaba entre el mal humor huraño y la sociabilidad”. De pintar, en cambio, jamás se aburrió ni se cansó.

Pieter Brueghel el joven. Guirnalda con la Adoración de los Reyes Magos. Siglos XVI - XVII. Museo Nacional del Prado. Madrid.

          Picasso afirmaba que, incluso luego de estarse tres o cuatro horas parado frente al lienzo no sentía la menor fatiga. “Por eso los pintores vivimos tanto -decía-. Mientras trabajo dejo mi cuerpo a la entrada, del mismo modo que los musulmanes se quitan los zapatos antes de entrar en la mezquita”.

Foto Edward Quinn.
Foto Edward Quinn.

Mason Currey. Rituales cotidianos. Cómo trabajan los artistas. Madrid. Turner Publicaciones SL. 2019. pp.101-102.

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Eduardo Melo dice:

    Interesante historia ,no lo sabia.Buena descripcion la vida de Picasso.

    1. Bárbara dice:

      Muchas gracias. Un cordial saludo.

  2. Stella Cerón R dice:

    Como no entender al gran Picasso? La genialidad a veces raya con la locura. Doctora Bárbara, muchas gracias por estas historias.

    1. Bárbara dice:

      Muchas gracias a usted. Un cordial saludo.

Responder a Eduardo Melo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s