La pasión según San Mateo


Dedicado a mi querida amiga Rosario Medina 

          Se acerca la Semana Santa y con ella la conmemoración de la pasión y muerte de Jesucristo. Artistas de todo tipo y condición han tratado este episodio a través de los siglos. La representación de Cristo crucificado es uno de los símbolos más universales de la humanidad. Las raíces de Europa son cristianas y con motivo de Pascua se celebran tradiciones ancestrales. Arquitectos, pintores y escultores fueron los encargados, a través de sus obras, de persuadir a los hombres hacia el camino de la piedad acercándoles al mensaje divino. Durante el siglo XVII Europa se vio sacudida por numerosos conflictos bélicos y epidemias, por lo que no es de extrañar que el pueblo volviera los ojos hacia Dios y los santos en busca de consuelo ante tantas desgracias.

          El género religioso era el mas noble y significativo que un artista podía ejercer. Las imágenes sagradas se vieron refrendadas por el concilio de Trento en oposición a la Reforma luterana. Las representaciones de la vida de Jesús y los santos se mostraban como un ejemplo eficaz en manos de la Iglesia para acercarse y enseñar al fiel. No debemos pasar por alto que España fue un país profundamente católico, al igual que muchos otros. La Iglesia era, tal vez, la principal comitente de todas las artes y oficios. Hoy me acerco al Evangelio según San Mateo (el más antiguo de los cuatro evangelios canónicos) y os muestro diversos episodios de la pasión y muerte de Cristo. Veremos cómo cada maestro ha concebido e interpretado el asunto, su fuerza expresiva y su capacidad para transmitir el sufrimiento.

Jesús y Barrabás 

27:15 En cada Fiesta, el gobernador acostumbraba a poner en libertad a un preso, a elección del pueblo. 27:16 Había entonces uno famoso, llamado Barrabás. 27:17 Pilato preguntó al pueblo que estaba reunido: “¿A quién quieren que ponga en libertad, a Barrabás o a Jesús, llamado el Mesías?” 27:18 Él sabía bien que lo habían entregado por envidia.

  Francisco de Osona y Rodrigo de Osona. Cristo ante Pilatos. Hacia 1500. Museo del Prado. Madrid.
Francisco de Osona y Rodrigo de Osona. Cristo ante Pilatos. Hacia 1500. Museo Nacional del Prado. Madrid.

27:19 Mientras estaba sentado en el tribunal, su mujer le mandó decir: “No te mezcles en el asunto de ese justo, porque hoy, por su causa, tuve un sueño que me hizo sufrir mucho”.

Gustave Doré. El sueño de la mujer de Pilato
Gustave Doré. El sueño de la mujer de Pilato.

27:20 Mientras tanto, los sumos sacerdotes y los ancianos convencieron a la multitud que pidiera la libertad de Barrabás y la muerte de Jesús.

Anónimo. "Codex Purpureus". Cristo y Barrabas ante Pilatos. Siglo VI. Museo Diocesano de Rossano.
Anónimo. “Codex Purpureus”. Cristo y Barrabas ante Pilatos. Siglo VI. Museo Diocesano de Rossano.

27:21 Tomando de nuevo la palabra, el gobernador les preguntó: “¿A cuál de los dos quieren que ponga en libertad?” Ellos respondieron: “A Barrabás”. 27:22 Pilato continuó: “¿Y qué haré con Jesús, llamado el Mesías?”. Todos respondieron: “¡Que sea crucificado!”

Jacopo Tintoretto. Cristo ante Pilato. Hacia 1566-1567. Scuola Grande di San Rocco. Venecia.
Jacopo Tintoretto. Cristo ante Pilato. Hacia 1566-1567. Scuola Grande di San Rocco. Venecia.

27:23 Él insistió: “¿Qué mal ha hecho?” Pero ellos gritaban cada vez más fuerte: “¡Que sea crucificado!” 27:24 Al ver que no se llegaba a nada, sino que aumentaba el tumulto, Pilato hizo traer agua y se lavó las manos lante de la multitud, diciendo: “Yo soy inocente de esta sangre. Es asunto de ustedes”.

Luca Giordano. Pilatos lavándose las manos. 1655-1660. Museo Nacional del Prado. Madrid.
Luca Giordano. Pilatos lavándose las manos. 1655-1660. Museo Nacional del Prado. Madrid.

27:25 Y todo el pueblo respondió: “Que su sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos”. 27:26 Entonces, Pilato puso en libertad a Barrabás; y a Jesús, después de haberlo hecho azotar, lo entregó para que fuera crucificado.

William-Adolphe Bouguereau. La flagelación de Cristo. 1880.catedral de San Luis de La Rochelle.
William-Adolphe Bouguereau. La flagelación de Cristo. 1880. Catedral de San Luis de La Rochelle.

Injurias a Jesús crucificado

Los soldados del gobernador llevaron a Jesús al pretorio y reunieron a toda la guardia alrededor de él. 27:28 Entonces lo desvistieron y le pusieron un manto rojo.

El Greco. El expolio. Hacia 1577-1579. Catedral de Toledo.
El Greco. El expolio. Hacia 1577-1579. Catedral de Toledo.

27:29 Luego tejieron una corona de espinas y la colocaron sobre su cabeza, pusieron una caña en su mano derecha y, doblando la rodilla delante de él, se burlaban, diciendo: “Salud, rey de los judíos”.

aravaggio. Ecce Homo. Hacia 1606. Palazzo Rosso. Genova.
Caravaggio. Ecce Homo. Hacia 1606. Palazzo Rosso. Génova.

27:30 Y escupiéndolo, le quitaron la caña y con ella le golpeaban la cabeza. 27:31 Después de haberse burlado de él, le quitaron el manto, le pusieron de nuevo sus vestiduras y lo llevaron a crucificar.

Gerard van Honthorst. La burla de Cristo. Hacia 1617. Los Ángeles County Museum of Art.
Gerard van Honthorst. La burla de Cristo. Hacia 1617. Los Ángeles County Museum of Art.

La crucifixión de Jesús

27:32 Al salir, se encontraron con un hombre de Cirene, llamado Simón, y lo obligaron a llevar la cruz.

Tiziano. Cristo con la cruz a cuestas. 1565. Museo Nacional del Prado. Madrid.
Tiziano. Cristo con la cruz a cuestas. 1565. Museo Nacional del Prado. Madrid.id.

27:33 Cuando llegaron al lugar llamado Gólgota, que significa “lugar del Cráneo”, 27:34 le dieron de beber vino con hiel. Él lo probó, pero no quiso tomarlo. 27:35 Después de crucificarlo, los soldados sortearon sus vestiduras y se las repartieron;

Salvador Dalí. Cristo de San Juan de la Cruz. 1951. Museo Kelvingrove, Glasgow, Reino Unido
Salvador Dalí. Cristo de San Juan de la Cruz. 1951. Museo Kelvingrove. Glasgow.  Reino Unido

27:36 y sentándose allí, se quedaron para custodiarlo. 27:37 Colocaron sobre su cabeza una inscripción con el motivo de su condena: “Este es Jesús, el rey de los judíos”. 27:38 Al mismo tiempo, fueron crucificados con él dos bandidos, uno a su derecha y el otro a su izquierda.

Peter Paul Rubens. Las tres cruces. Hacia 1620. Museum Boijimans van Beuningen.
Peter Paul Rubens. Las tres cruces. Hacia 1620. Museum Boijimans van Beuningen. Róterdam.

La muerte de Jesús

27:45 Desde el mediodía hasta las tres de la tarde, las tinieblas cubrieron toda la región. 27:46 Hacia las tres de la tarde, Jesús exclamó en alta voz: “Elí, Elí, lemá sabactani”, que significa: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”

Francisco de Goya. Cristo crucificado. 1780. Museo Nacional del Prado. Madrid.
Francisco de Goya. Cristo crucificado. 1780. Museo Nacional del Prado. Madrid.

27:47 Algunos de los que se encontraban allí, al oírlo, dijeron: “Está llamando a Elías”. 27:48 En seguida, uno de ellos corrió a tomar una esponja, la empapó en vinagre y, poniéndola en la punta de una caña, le dio de beber. 27:49 Pero los otros le decían: “Espera, veamos si Elías viene a salvarlo”. 27:50 Entonces Jesús, clamando otra vez con voz potente, entregó su espíritu. 27:51 Inmediatamente, el velo del Templo se rasgó en dos, de arriba abajo, la tierra tembló, las rocas se partieron 27:52 y las tumbas se abrieron. Muchos cuerpos de santos que habían muerto resucitaron

Andrea Mantegna. La Resurrección. Hacia 1457-1459. Museo de Bellas Artes. Tours.
Andrea Mantegna. La Resurrección. Hacia 1457-1459. Museo de Bellas Artes. Tours.

27:53 y, saliendo de las tumbas después que Jesús resucitó, entraron en la Ciudad santa y se aparecieron a mucha gente. 27:54 El centurión y los hombres que custodiaban a Jesús, al ver el terremoto y todo lo que pasaba, se llenaron de miedo y dijeron: “¡Verdaderamente, este era Hijo de Dios!”

Piero de la Francesca. La Resurrección de Cristo. Hacia 1463. Museo Cívico de Sansepolcro. Italia.
Piero de la Francesca. La Resurrección de Cristo. Hacia 1463. Museo Cívico de Sansepolcro. Italia.

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. francamente emotivo.

    1. Bárbara dice:

      Muchas gracias Manolo. Un fuerte abrazo.

  2. Mercedes dice:

    Precioso Bárbara !!! Me ha encantado!!!!!

  3. rmen Caballero dice:

    Este lo imprimo y lo guardo celosamente como recuerdo. Es magnifico.

    1. Muchas gracias Mari Carmen. Un abrazo enorme.

  4. Muchas gracias Mercedes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s