Don Quijote y los molinos de viento

“Del buen suceso que el valeroso don Quijote tuvo en la espantable y jamás imaginada aventura de los molinos de viento, con otros sucesos dignos de felice recordación En esto, descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo, y así como don Quijote los vio, dijo a su escudero: -La ventura…

Los pies de las españolas

         “He notado que las mujeres estaban todo el día sobre su estrado, sentadas casi como nuestros sastres, o todo lo más sobre un cojín, apoyadas sobre otro. Sus saludos consisten en inclinaciones del cuerpo y de la cabeza como nuestras religiosas, cuando son muy corrientes; lo hacen más o menos según…

El éxtasis de Santa Teresa

                    “Quiso el Señor que viese aquí algunas veces esta visión: veía un ángel cabe mí hacia el lado izquierdo, en forma corporal, lo que no suelo ver sino por maravilla; aunque muchas veces se me representan ángeles, es sin verlos, sino como la visión pasada…

Un inglés en la España de Godoy

          “Kauffman, sobrino de la famosa Ángelica y bastante buen pintor también él, me acompañó esta mañana al Prado y allí encontramos a madame Bendicho y a su fiel Expilly (famoso táctico, tanto en la guerra como en la paz), el cual me dijo que cierta cosa que me había parecido…

La expedición filantrópica de la vacuna contra la viruela

          “De tiempo inmemorial hasta los últimos años del pasado siglo reinaba en el mundo una enfermedad cruel que alarmaba todas las madres, diezmaba todas las familias e imprimía un sello indeleble en el semblante del triste que le pagaba su tributo. Esta enfermedad era la de las viruelas,  contagio funesto,…

La mantilla y el abanico de las españolas

          “El Prado ofrece un golpe de vista animadísimo, y como paseo es, desde luego, uno de los más bellos del mundo, principalmente por la afluencia de gente que por él circula todas las tardes de siete y media a diez. El sitio, sin embargo, es muy vulgar a pesar de…

Consecuencias para la mujer de su falta de educación

          “Es preciso ver cómo viven las mujeres que no tienen más recursos que su trabajo; es preciso seguirlas paso a paso por aquel vía crucis tan largo, luchando de día y de noche con la miseria, dando un adiós eterno a todo goce, a toda satisfacción; encerrándose con su destino como con una…

El tercer estado

          La sociedad del Antiguo Régimen era estamental, se dividía en tres estados: la nobleza, el clero y el pueblo llano. Este último se trataba sin duda del más heterogéneo ya que abarcaba a la inmensa mayoría, es decir, todas las personas que no pertenecieran a la nobleza o al clero….

El traje de maragato

          “Al día siguiente por la mañana, noté que cierto número de esas mujeres iban vestidas con un traje singular; me dijeron que eran las que son llamadas mauregatas. Su vestido es verdaderamente original: llevan muy grandes aros en las orejas, y sobre la cabeza una especie de sombrero blanco que…

Úbeda, el Renacimiento entre olivos

                 “Serena, cortesana, exquisita, Úbeda es una ciudad para la que faltan adjetivos, una ciudad pequeña e inabarcable, viva, muy viva, y a la vez anclada en un momento muy concreto de la historia de España: el siglo XVI, una época en que monarcas, magnates y eclesiásticos competían…