¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras?

¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras? ¿Qué interés se te sigue, Jesús mío, que a mi puerta, cubierto de rocío, pasas las noches del invierno oscuras? ¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras, pues no te abrí! ¡Qué extraño desvarío, si de mi ingratitud el hielo frío secó las llagas de tus plantas puras! ¡Cuántas…

La armadura del buen gusto, o el corsé

Lector mira esas figuras, que son criticas morales; y retratos bien cabales de vanidosas locuras. Ese joven a infinitos en el día representa, que llevan errada cuenta, por parecer puliditos, con sus locos calendarios resultan muchos perjuicios; pues son fomentos de vicios, y mártires voluntarios. El criado a hincapié tirando ajusta bien el corsé: sabe…

La mantilla española

Airosamente prendida con alfileres de plata, blanco búcaro de encajes que sostiene una guirnalda, gracioso y digno remate de una figura gallarda… no hay en el mundo un tocado como la mantilla clásica. Sombreritos de colores con plumas negras o blancas, gorritos de terciopelo, capotas estrafalarias… han conquistado la tierra del calañés y la faja,…

Venus

En la tranquila noche, mis nostalgias amargas sufría. En busca de quietud bajé al fresco y callado jardín. En el obscuro cielo Venus bella temblando lucía, como incrustado en ébano un dorado y divino jazmín. A mi alma enamorada, una reina oriental parecía, que esperaba a su amante bajo el techo de su camarín, o…

Sevilla

Sevilla, cuando yo muera no quiero ser tierra tuya. Aire fino de tus barrios. Soledad de tus clausuras. Vuelo y canto de campanas que suben a Dios su música. Luz de la tarde dormida. Jazmín de novia. Ternura de madre joven, contenta. Caridad dulce y oculta que besa llagas y heridas y no pregona sus…