La Belle Époque


          El periodo comprendido entre finales del siglo XIX y el estallido de la I Guerra Mundial es conocido como Belle Époque. A lo largo de estas décadas el optimismo se hizo protagonista ya que se albergaban grandes expectativas con respecto a la nueva centuria que comenzaba. Los primeros años del XX son una etapa de cierta contradicción, ya que de un lado asistimos a un fulgurante desarrollo tecnológico, y de otro a la brillante vida de las clases ociosas.

Vestido de día. Hacia 1903. Instituto de la indumentaria. Kyoto.
Vestido de día. Hacia 1903. Instituto de la Indumentaria. Kyoto.

          París fue el centro neurálgico de este movimiento. La capital francesa se había convertido en una ciudad grandiosa de la mano de Napoleón III y el barón Haussmann. En el caso del Reino Unido, Eduardo VII y su mujer Alejandra de Dinamarca gustaban de bailes espléndidos, cacerías, fiestas en el campo y viajes. Todo el mundo respetaba el poder que representaba ser rey de Inglaterra y emperador de la India.

La reina Alejandra.
La reina Alejandra.

          Estos nuevos usos sociales como las carreras, regatas, meriendas o picnics requerían diferentes atuendos. Los colores pastel causaron furor al igual que los encajes y las cintas. Las cabezas se peinaban con grandes moños y se tocaban con elegantes sombreros decorados con flores de seda y plumas. Los vestidos de día cubrían por completo el cuerpo por medio de cuellos altos y mangas hasta la muñeca, mientras que los de noche desplegaban amplios escotes.

John Singer Sargent. Madame X. Hacia 1883-1884. Metropolitan Museum. Nueva York.
John Singer Sargent. Madame X. Hacia 1883-1884. Metropolitan Museum. Nueva York.

          La moda femenina experimentó una serie de notables transformaciones con respecto a la etapa anterior recibiendo nuevos aires. La silueta adquirió forma de ese, lo cual implicaba una cintura extremadamente estrecha y un busto proyectado hacia fuera. Las fábricas de corsetería crearon nuevos modelos que posibilitaran una cintura exigua. No debemos olvidar que la moda es un reflejo de la sociedad y de las corrientes artísticas que se desarrollan en cada momento histórico. La silueta en forma de ese se adaptaba a las sinuosas formas de los ideales del Art Nouveau. En concreto la línea de la falda y su cola se parecían a los motivos florales recreados por los artistas. En el campo de las artes decorativas, los accesorios y sobre todo en lo que respecta al diseño de la joyería el sello del Art Nouveau es absolutamente evidente.

Corsé. Hacia 1885-1895. Victoria and Albert Museum. Londres.
Corsé. Hacia 1885-1895. Victoria and Albert Museum. Londres.

          Aunque desde 1900 al comienzo de la guerra se produjeron numerosas transformaciones en la moda femenina, otros aspectos fueron evolucionando más lentamente. La joven de la alta sociedad debía cambiar de atuendo varias veces al día y su cuerpo seguía estando moldeado por el rígido corsé. Sin embargo, la introducción del traje de chaqueta supuso una cierta liberación de la cintura de aguja a favor de una forma más tubular. Los prácticos trajes de chaqueta ya fueron introducidos en el siglo XIX. Los derechos de la mujer fueron aumentando progresivamente y con ello su vida registró un mayor número de actividades ociosas. Los deportes y los viajes en tren comenzaron a ser muy populares.

Vestido. Hacia 1885-1888. Metropolitan Museum. Nueva York.
Vestido. Hacia 1885-1888. Metropolitan Museum. Nueva York.

          La mujer comenzó a practicar deportes tales como el tenis, el croquet, la natación o la hípica, esta última se convirtió en un pasatiempo ya no solo reservado a las clases más altas. Todo ello exigía una vestimenta más práctica, ligera y fácil de llevar Estas nuevas necesidades posibilitaron la creación de un nuevo tipo de corsé fabricado con algodón que facilitaba la respiración. El traje sastre, que fue tomado del modelo masculino, era utilizado para montar a caballo. A finales del siglo XIX los trajes de chaqueta se convirtieron en un atuendo obligado para una gran variedad de ocasiones. El modelo estaba formado por dos piezas chaqueta y falda con una blusa debajo, la blusa comenzó a desempeñar un importante papel en la moda.

John Singer Sargent. Mr. And Mrs. I. N. Phelps Stokes. 1897. Metropolitan Museum. Nueva York.
John Singer Sargent. Mr. And Mrs. I. N. Phelps Stokes. 1897. Metropolitan Museum. Nueva York.

Continuará…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s