Con un guardainfante mil veces mayor de lo que uno se figura

          Hay que confesar que la manera como el rey da ordinariamente audiencia en Francia no es nada al lado de ésta como recibieron al señor mariscal. En cada habitación por donde pasamos había en el centro dos filas de bancos cubiertos de tapicería para contener a la multitud y para…

Máximas, usos y costumbres de los españoles

Para hablar en general de los españoles puede decirse que, ordinariamente, son orgullosos y altivos, creyéndose por encima de todas las demás naciones; son, sin embargo, amables y honrados con los que muestran alguna deferencia para ellos; muy celosos de sus mujeres y de sus amantes; irreconciliables cuando creen haber sido ofendidos, como lo haré…

Del carácter de los españoles

          Consideran a esta nación muy envanecida y altiva, pero en el fondo no lo es tanto como lo parece; su traza, sin duda, engaña, y cuando se la frecuenta no encuentran en ella tanta gloria como se imaginan, y reconocen que es un vicio que le viene más bien de…

Una pragmática contra el lujo

En todos tiempos se ha procurado remediar el abuso y desórden de los trages y vestidos, por que junto con consumir vanamente muchos sus caudales, han ofendido y ofenden las buenas costumbres, y para ello se han publicado diversas leyes  y pragmáticas por los Reyes nuestros predecesores de gloriosa memoria; y aunque por ellas no…

Lo singular del traje es la mantilla negra

          El interior de las casas, incluso el de las distinguidas, no está a la altura del aspecto externo de la ciudad. La entrada es estrecha y deficiente, las habitaciones se hayan atestadas y desordenadas. El rey Carlos III, que hizo de un sitio inmundo como Madrid un lugar salubre, no…

Quien no estima a las mujeres es necio

Al que leyere           Quién duda, lector mío, que te causará admiración que una mujer tenga despejo no sólo para escribir un libro, sino para darle a la estampa, que es el crisol donde se averigua la pureza de los ingenios. Porque hasta que los escritos se gozan en las letras…

Los españoles son gente muy presuntuosa

          Los señores españoles son gente muy presuntuosa. Todo el mundo, criados inclusive, duermen de una a tres horas de siesta; cuando un hombre de la plebe va al mercado a fin de comprar legumbres por valor de dos o tres sueldos, jamás las lleva él mismo bajo su capa, sino…

En mi vida, todo se transforma en vestidos

          En realidad, todo lo que sé, veo o entiendo; en una palabra, todo en mi vida, se transforma en vestidos. Los vestidos son mis quimeras, pero quimeras asequibles, que pasan del reino de los sueños al de los objetos destinados al uso.           Decir cómo llegan…

Palabra de Oscar Wilde

          …Tal vez una de las cosas que nos resulta más difícil sea escoger un atuendo para hombre que sea al mismo tiempo digno y alegre. Habría más alegría en la vida si acostumbráramos a usar todos los bellos colores para confeccionar nuestras prendas de vestir. El vestido del futuro, así…

Casadla con su igual, que es lo más acertado

―Yo os digo, mujer —respondió Sancho—, que si no pensase antes de mucho tiempo verme gobernador de una ínsula, aquí me caería muerto. ―Eso no, marido mío —dijo Teresa—, viva la gallina, aunque sea con su pepita: vivid vos, y llévese el diablo cuantos gobiernos hay en el mundo; sin gobierno salistes del vientre de…

Que nadie se case sino con su igual

          Las reglas y consejos que yo quiero dar aquí a los que se han de casar, y aun a los que son ya casados, si no les aprovecharen para vivir mas contentos, a lo menos aprovecharles han para ahorrar de muchos enojos.Es, pues, el primero saludable consejo; es a saber: que…

El privilegio de cubrirse ante el Rey

          Luego que el Rey nuestro Señor dio la orden del día que se había de cubrir dicho Excmo. Sr. D. Agustín de Silva y Palafox, se la comunicó el Secretario de la Estampilla Real; y el Mayordomo mayor de S.M. la hizo saber a los Criados de la Real Casa,…