La catedral de San Pablo según Moratín

“Está bien la descripción que hace Ponz, en su Viaje fuera de España, tomo II, carta primera, de la iglesia catedral de San Pablo: creo muy bien que será harto inferior este edificio a San Pedro de Roma, y aún creo más. La iglesia del Escorial es más grande, a mi parecer (y esto se…

Las Capitulaciones de Santa Fe

“Las cosas suplicadas y que Vuestras Altezas dan y otorgan a don Cristóbal de Colón en alguna satisfacción de lo que ha descubierto en las mares océanas y del viaje que ahora con la ayuda de Dios ha de hacer por ellas en servicio de Vuestras Altezas son las que se siguen: Primeramente, que Vuestras…

¿Deben propagarse los caprichos de la moda?

          “La pluma se desliza de la mano al pensar en trazar siquiera aunque no sea más que un ligero bosquejo, un boceto de la moda. Ninfa versátil la apellidan unos, diosa incomparable repiten otros. Furia perniciosa exclaman muchos, y de deidad encantadora la clasifican aquellos que en sus altares le…

La mezquita de Córdoba

          “Un puente sobre el Guadalquivir, bastante ancho en aquella parte, sirve de entrada a Córdoba por el lado de Écija. El aspecto de Córdoba es más africano que el de las demás poblaciones de Andalucía. Allí se anda por entre interminables tapias blancas, sin apenas rejas ni balcones, y únicamente…

Mi paseo favorito era el Alcázar de Sevilla

   «Mi paseo favorito, cuando me hallaba de estudiante en Sevilla, era el Alcázar, antigua residencia de los reyes moros y cristianos que fijaron su corte en aquella capital. Los árabes empezaron a edificar este palacio, a poco trecho de la principal mezquita, convertida después de catedral. Pedro el Cruel lo reedificó en más vastas…

Los colores de Leonardo

«En las frescas y malolientes callejuelas de Milán, sobre estanterías de umbrías tiendas de boticarios, se alineaban vasijas de cerámica llenas de hierbas, remedios medicinales, compuestos químicos y pigmentos: las materias primas con que dar color al mundo. Eran preparados de minerales, insectos, restos de animales y vegetales, someramente troceados a las espera de ser…

La mesa de palacio de Felipe IV

“El rey y la reina comían separadamente. Una vez por semana podían presentarse estas comidas. No así las de las infantas, que comían siempre fuera de toda mirada indiscreta. Decíase que el rey comía retirado, cuando lo efectuaba en una sala pequeña y en la intimidad, servido sólo por sus gentileshombres. Las comidas en público…

De qué modo los príncipes deben guardar la fe dada

“¡Cuán digno de alabanzas es un príncipe cuando él mantiene la fe que ha jurado, cuando vive de un modo íntegro y no usa de astucia en su conducta! Todos comprenden esta verdad; sin embargo, la experiencia de nuestros días nos muestra que haciendo varios príncipes poco caso de la buena fe, y sabiendo con…

El vestuario de las mujeres de Guayaquil

Vecindario, Costumbres, y Riquezas de Guayaquil; y diferencia de Vestuario en las Mujeres. “Es la Ciudad de Guayaquil una de las más pobladas según su capacidad, que hay en las Indias; porque el comercio la tiene siempre llena de gente forastera, y esta aumenta mucho la de su vecindario, que llegará, según el cómputo hecho a…

De los bailes de los indios y sus instrumentos

                  “Aunque los indios viven bajo el yugo y la servidumbre no dejan por eso de ser de muy buen humor y de divertirse a menudo en festines, juegos y danzas y principalmente el día de la fiesta del santo patrón de su pueblo. No hay en las…

La expulsión del Paraíso

“1. La serpiente era el más astuto de todos los animales del campo que el Señor Dios había hecho. Y dijo a la mujer: “¿Es cierto que os ha dicho Dios: No comáis de ningún árbol del jardín?”. 2. La mujer respondió a la serpiente: “Nosotros podemos comer del fruto de los árboles del jardín….

Don Quijote y los gigantes

“Del buen suceso que el valeroso don Quijote tuvo en la espantable y jamás imaginada aventura de los molinos de viento, con otros sucesos dignos de felice recordación En esto, descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo, y así como don Quijote los vio, dijo a su escudero: -La ventura…