Madrid: la masa viviente más extraordinaria del mundo entero

            “He visitado casi todas las capitales importantes del mundo; pero, en conjunto, ninguna me ha interesado tanto como la villa de Madrid, donde a la sazón me hallaba. No hablo de sus calles ni edificios, de sus plazas ni de sus fuentes, aunque algo de esto hay en Madrid…

El sombrerito y la mantilla

          “Los autores extranjeros que han hablado tanto y tan desatinadamente acerca de nuestras costumbres, al describir el aspecto de nuestros paseos y concurrencias han repetido que la capa oscura en los hombres, y el vestido negro y la mantilla en las mujeres, presta en España a las reuniones públicas un…

La mantilla y el abanico de las españolas

          “El Prado ofrece un golpe de vista animadísimo, y como paseo es, desde luego, uno de los más bellos del mundo, principalmente por la afluencia de gente que por él circula todas las tardes de siete y media a diez. El sitio, sin embargo, es muy vulgar a pesar de…

Entrevista en SevillaInfo

Bárbara Rosillo: “Una cosa que me gusta mucho de Sevilla es que la gente se esfuerza por vestirse lo mejor posible cuando la ocasión lo requiere”

Semblanza de Luis XIV

          “En tanto Mazarino vivió, Luis XIV le dejó gobernar. El joven rey asistía al Consejo, pero no tomaba las decisiones y se creía que nunca se interesaría en los negocios. El día de la muerte de Mazarino (1661), Luis XIV reunió a los ministros. Manifestóles «que había resuelto ser su…

Influencia de los vestidos en la moral cristiana

            “Con el pecado entraron en el mundo los estímulos de la carne; entró la vergüenza, y con ella la necesidad de vestirse. Tal me parece el destino del hombre débil y corrompido, que de todas aquellas cosas que solo debian servir á la necesidad y al orden, se forma…

El Gran Terremoto de Lisboa según Voltaire

“¡Oh infelices mortales! ¡Oh tierra deplorable! ¡Oh espantosa reunión de todos los mortales! ¡De inútiles dolores la eterna conversación! Filósofos engañados que gritan: “Todo está bien”, ¡vengan y contemplen estas ruinas espantosas! Esos restos, esos despojos, esas cenizas desdichadas, esas mujeres, esos niños, uno sobre otro, apilados, debajo de esos mármoles rotos, esos miembros diseminados;…