Vestida para morir.

El 8 de febrero de 1587 el verdugo puso fin a la turbulenta existencia de María I, reina de Escocia por la gracia de Dios. Las muertes trágicas dan gran notoriedad a sus desdichados protagonistas, vidas que probablemente no hubieran tenido mayor eco han entrado en las páginas de la historia universal  haciendo correr ríos…