Soneto a la Basílica de la Virgen del Pilar

Estos que levantó de mármol duro sacros altares la ciudad famosa, a quien del Ebro la corriente undosa baña los campos y el soberbio muro, serán asombro en el girar futuro de los siglos: basílica dichosa donde el Señor en majestad reposa, y el culto admite reverente y puro. Don que la fe dictó, y…