Con un guardainfante mil veces mayor de lo que uno se figura

          Hay que confesar que la manera como el rey da ordinariamente audiencia en Francia no es nada al lado de ésta como recibieron al señor mariscal. En cada habitación por donde pasamos había en el centro dos filas de bancos cubiertos de tapicería para contener a la multitud y para…