Un prodigio inimitable

                        Y después de haber visto otras muchas estatuas y pinturas, fui a ver el Juicio, que por mandado de Paulo III pintó en el Vaticano el mismísimo Miguel Ángel, en que se mostró tan señor del arte, tan superior en la inteligencia, tan…