La mesa de palacio de Felipe IV

«El rey y la reina comían separadamente. Una vez por semana podían presentarse estas comidas. No así las de las infantas, que comían siempre fuera de toda mirada indiscreta. Decíase que el rey comía retirado, cuando lo efectuaba en una sala pequeña y en la intimidad, servido sólo por sus gentileshombres. Las comidas en público…

Ande yo caliente

Ande yo caliente, y ríase la gente. Traten otros del gobierno del mundo y sus monarquías, mientras gobiernan mis días mantequillas y pan tierno, y las mañana de invierno naranjada y aguardiente, y ríase la gente. Coma en dorada vajilla el príncipe mil cuidados como píldoras dorados, que yo en mi pobre mesilla quiero más…