El síndrome de Stendhal

“Florencia, 22 de enero de 1817           Anteayer, descendiendo el Apenino para llegar a Florencia, mi corazón latía con fuerza. ¡Qué disparate! Por fin, en una curva de la carretera, mi mirada se hundió en la llanura, y vi de lejos, como una masa sombría, Santa María del Fiore y su…

La Capilla Sixtina: un prodigio inimitable

                        “Y después de haber visto otras muchas estatuas y pinturas, fui a ver el Juicio, que por mandado de Paulo III pintó en el Vaticano el mismísimo Miguel Ángel, en que se mostró tan señor del arte, tan superior en la inteligencia, tan…