Yo le declaré la guerra al corsé


Corsé. Hacia 1880. Museo del Diseño. Barcelona.
Corsé. Hacia 1880. Museo del Diseño. Barcelona.
Corsé. Hacia 1890. Museo del Diseño. Barcelona.
Corsé. Hacia 1890. Museo del Diseño. Barcelona.

          Todavía se llevaba corsé. Yo le declaré la guerra. El último representante de esos malditos aparatos se llamaba Gache Sarraute. Cierto es que siempre he visto a las mujeres sin saber qué hacer con sus protuberancias, e inquietándose por disimularlas o repartirlas. Pero el corsé las clasificaba en dos masas distintas: por un lado, el busto, el pecho, los senos; por otro, toda las parte posterior. De manera que las mujeres, divididas en dos lóbulos, parecía como si tirasen de un remolque. Era casi como un retroceso hacia el torneado. Como todas las grandes revoluciones, ésta fue hecha en nombre de la libertad, para dar movimiento libre al juego del estómago, que así podía dilatarse desmesuradamente. Ocupaba la parte baja del lóbulo superior.

abm

Ladies home journal. Octubre. 1900.
Ladies home journal. Octubre. 1900.
Corsé. 1891. Metropolitan Museum. Nueva York.
Corsé. 1891. Metropolitan Museum. Nueva York.

          También en nombre de la libertad preconicé la abolición del corsé y la adopción del sujetador, que, después ha imperado. Sí, la libertaba el busto; pero esclavizaba las piernas. No se habrán olvidado los llantos, gritos, rechinar de dientes que causó ese ukase de la moda. Las mujeres se quejaban porque no podían andar, ni subir a un coche. Todas sus lamentaciones abogaban en favor de mi innovación. ¿Acaso han cesado de oírse sus protestas? ¿No han gemido del mismo modo cuando hemos vuelto a los vuelos?  Sus quejas o sus murmuraciones, ¿han sido alguna vez obstáculo para que el movimiento de la moda siga su curso? Por el contrario, ¿no habrán sido el mejor auxiliar que la publicidad ha tenido? Todas llevaron la falda estrecha.

Paul Poiret. Vistiendo la época. Recuerdos. Sevilla, Editorial Renacimiento, 2017, pp. 56-57.

Sostén. 1920-1930. Museo del Diseño. Barcelona.
Sostén. 1920-1930. Museo del Diseño. Barcelona.
Paul Poiret probando un vestido.
Paul Poiret probando un vestido.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s