Yo le declaré la guerra al corsé

          «Todavía se llevaba corsé. Yo le declaré la guerra. El último representante de esos malditos aparatos se llamaba Gache Sarraute. Cierto es que siempre he visto a las mujeres sin saber qué hacer con sus protuberancias, e inquietándose por disimularlas o repartirlas. Pero el corsé las clasificaba en dos masas…

La armadura del buen gusto, o el corsé

Lector mira esas figuras, que son criticas morales; y retratos bien cabales de vanidosas locuras. Ese joven a infinitos en el día representa, que llevan errada cuenta, por parecer puliditos, con sus locos calendarios resultan muchos perjuicios; pues son fomentos de vicios, y mártires voluntarios. El criado a hincapié tirando ajusta bien el corsé: sabe…