La armadura del buen gusto, o el corsé

el

Lector mira esas figuras,
que son criticas morales;
y retratos bien cabales
de vanidosas locuras.

Ese joven a infinitos
en el día representa,
que llevan errada cuenta,
por parecer puliditos,

con sus locos calendarios
resultan muchos perjuicios;
pues son fomentos de vicios,
y mártires voluntarios.

El criado a hincapié tirando
ajusta bien el corsé:
sabe muy bien el porque
pero se burla callando.

A hombres afeminados
miramos en nuestros días.
pues todas sus valentías
son por verse acicalados.

Vestid jóvenes pudientes
sin tretas artificiales;
y creed que prendas morales
son los trajes más decentes.

Mi talle más resistencia
aun tiene: apretad Señores:
que su martirio y dolores
sufro con grande paciencia.

Son ficciones y artificios
redes y anzuelos de amor;
y asmodeo el pescador,
de majos, onzas y vicios;

Así a muchos bobalicones
ponemos electrizados,
muy rellenos de cuidados,
y vacíos de doblones.

El diablo en forma de mico,
desde los pies de la cama,
va dirigiendo la trama,
para hacerse también rico.

Paje, criada y vejete,
el negrillo y el perrillo,
van tirando el cordelillo,
porque á todos les compete.

Ciegos viciosos amantes
mi alegórica invención
corrija vuestra pasión
en los casos semejantes.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s